Redux

Zomby – ‘Digital Flora / Digital Fauna’

Posted in electrónica, wonky by Iván Conte on agosto 27, 2009

zomby-flora

Pocas semanas después de la edición de One Foot Ahead of the Other, Zomby publica un nuevo single que es todavía más fascinante que el anterior. En este 10″ -mucho ojo, en edición muy limitada; o lo compras hoy o te arrepientes mañana. El mío ya está en camino- aparecen dos breves temas que en realidad son dos variaciones sobre una misma idea. Destaca, sobre todo, el caracter oscuro y casi solipsista frente al estallido colorista de su anterior EP.

Flora y fauna digital, sí, pero también flora y fauna que suena decididamente alienígena -aunque reconozco que  aquí probablemente esté muy influenciado por el hecho de que vi por primera vez el trailer de Avatar el mismo día que escuché por primera vez este single-, con una frialdad que sin embargo esconde cierta extraña calidez vital. Que haya conseguido captuar en sonidos emociones tan complejas es testimonio del estado de gracia en el que se encuentra el aparentemente huraño productor inglés.

A pesar de la exhortación a ocupar la pista de baile que era su álbum del 2008, Where Were U in 92,  las aberraciones rítmicas de sus EPs para Hyperdub y Rampart ya indicaban un viraje hacia exploraciones sonoras con efectos más mentales que físicas, aunque sin descartar la posibilidad en ningún momento de ser bailadas. Del mismo modo, ‘Digital Flora’ y ‘Digital Fauna’ están formados por introvertidas líneas melódicas melancólicas y lánguidas, entretejidas de un modo muy astuto en el patrón rítmico.

Como ya he dicho, los dos temas podrían interpretarse como un continuo, de no ser porque ambos terminan de manera inesperada y abrupta, subrayando de este modo la discontinuidad que existe entre ambos y que permite distinguirlos además por cuestiones como la atención a las variaciones de tono y timbre en la melodía principal en el caso de ‘Digital Flora’ y los inesperados cambios de tempo en el caso de ‘Digital Fauna’. Zomby hace aquí música para ilustrar un hipotético documental sobre la inquietante fauna y flora de otro planeta, con estimulantes poderes sinestésicos; las preciosistas variaciones de tono y timbre de ‘Digital Flora’ sugieren el variado colorido de un catálogo de flores, mientras que los cambios de tempo y el pulsante y constante ritmo de fondo en ‘Digital Fauna’ apuntan a efectos kinéticos más asociados con el mundo animal. Zomby, dejando su huella imborrable una vez más en el 2009.

Anuncios
Tagged with:

El álbum, ¿formato en crisis?

Posted in Uncategorized by Iván Conte on agosto 17, 2009

En los últimos tiempos está cobrando especial fuerza la idea de que el álbum es un formato obsoleto. En realidad se trata de una idea que ni mucho menos es nueva, pero se pueden encontrar renovados argumentos aquí y allí, en unas entradas del blog de Sasha Frere-Jones, o en las ambiguas declaraciones de la banda Radiohead acerca de su intención de abandonar el formato largo.

Supongo que a nadie se le escapa el hecho de que, si el álbum es un formato comercial desarrollado durante el capitalismo, no resulta extraño que en estos momentos de traspiés del mismo dicho formato pierda su posición hegemónica. Al menos en cuanto a ventas, los datos son abrumadores; en EEUU, por ejemplo, ya es muy difícil que un disco alcance un millón de copias después de meses a la venta. Esta caída en ventas no se debe atribuir exclusivamente a la pujanza de las descargas ilegales, puesto que de todos es sabido que en el terreno de las ventas de singles y canciones sueltas el desplome no solo ha sido mucho menos contundente, sino que se reafirma cada vez más como el nuevo formato hegemónico.

Pero ¿se corresponden estos cambios en el modo de consumir la música con cambios de tipo creativo? Pues lo cierto es que al menos en el terreno de la crítica el álbum sigue siendo hegemónico y no parece que vaya a dejar de serlo en un futuro próximo. Puede que los críticos estén siendo un poco lentos a la hora de detectar los cambios, pues no hay más que echar un vistazo al espacio privilegiado todavía reservado a los discos en Pitchfork o Fact –aunque en ambos casos han potenciado últimamente su cobertura de las canciones, en un espacio secundario- y no digamos en la prensa escrita como el Rockdelux Wire.

En lo que llevamos de 2009 podemos encontrarnos con numerosos ejemplos de cómo el álbum, entendido como formato ambicioso y conceptual, coherente más allá de ser una relación de canciones sin conexión, sigue teniendo una vigencia considerable. Ahí están los ejemplos de los discos de The Horrors, Bat For Lashes, Animal Collective, Sunn 0))) y un largo etcétera que certifican que para muchos grupos la idea de componer unas diez canciones más o menos relacionadas en cuanto a forma y contenido, y con un tema o atmósfera en común sigue suponiendo el desafío más importante de sus carreras, el terreno en el que demostrar todo aquello de lo que son capaces artísticamente.

Por otra parte, se pueden ver intentos de modificar el carácter hegemónico del formato álbum. Más allá del caso Radiohead, a mí me llaman más la atención lo que han hecho gente como Zomby o Dam Funk. El primero publicó el pasado año su primer LP en el que ventiló su pasión por los sonidos hardcore de una manera mucho más ortodoxa de lo que es habitual en sus oblicuos singles. De hecho, se puede decir que Where Were U in 92 es más bien una anécdota –aún siendo formidable- en su carrera, cuya idiosincrasia está mucho más apropiadamente representada por sus singles. Aquí también hay que tener en cuenta, por supuesto, la ya lejana predominancia del formato single en la música electrónica. Esto es algo que plantea cuestiones interesantes, porque desde luego está claro que buena parte de la prensa no especializada desde siempre ha tenido problemas para dar cuenta de la música electrónica porque han privilegiado el álbum como el formato definitivo en el que un artista ofrece la medida de sus posibilidades, relegando a un desafortunado segundo plano a muchos productores por el mero hecho de publicar su música en el formato más útil para la electrónica, que sigue siendo el single –y como mucho la mixtape o la recopilación. En fin, ejemplos hay a patadas, pero me quedo con Wiley, que nunca ha conseguido hacer un disco en condiciones pero que aún así cada vez hay más consenso en señalarle como el padrino del grime, e incluso el productor más influyente en la bass music británica de esta década.

En cuanto a Dam Funk, como ya he dicho en la anterior entrada, está publicando su primer disco por entregas en formato EP, algo que plantea la cuestión de si el doble cd que los reunirá se debe considerar realmente un álbum o un recopilatorio. Sasha Frere Jones recuerda que en su momento las obras de Charles Dickens fueron publicadas en entregas y que es ahora cuando las consideramos una novela. Quizás ocurra lo mismo con Dam Funk, que está ofreciendo un disco por entregas, y que en el futuro se recordará como una obra unitaria. Es una idea interesante, sobre todo porque dudo mucho que se le prestase tanta atención si publicase de repente un disco de más de dos horas.

Seguro que hay más ejemplos de alternativas al álbum tradicional como manifestación de las mayores ambiciones artísticas, pero creo que todavía es demasiado prematuro decir que el álbum está en decadencia, sobre todo porque en este año se han publicado unos cuantos que a mí me parecen formidables. Pero no sería extraño, y sería deseable, que en los próximos años fuese perdiendo su lugar privilegiado. En cualquier caso, esto es algo que no se puede predecir, solo el tiempo lo dirá, y será interesante ver qué pasa.

Zomby – ‘One foot Ahead of the Other EP’

Posted in electrónica, hardcore continuum, wonky by Iván Conte on agosto 13, 2009

up-zombyLG

Zomby, el anónimo productor londinense más reputado con permiso de Burial, la personalidad más destacada en la electrónica británica del pasado año, regresa meses después de un EP en el sello Hyperdub que con el tiempo ha ido incrementando su prestigio, a medida que íbamos asumiendo todas sus audacias. One Foot Ahead of the Other, que como todos sabréis ya es un EP de nueve canciones en el sello Ramp, certifica y asegura algunos de los mejores hallazgos de aquel EP en hyperdub.

Sobre un patrón rítmico que va del 2step al wonky, pero sobre todo fírmemente anclado en el 4×4 de las primeras oleadas rave, lo más destacado en esta ocasión son las delirantes explosiones coloristas, en su característica atención a cuestiones como el tono y el ritmo. La referencia a la estética de los 8-bits y los videojuegos es evidente, pero se queda corta para representar en palabras el alcance imaginativo de las excéntricas coreografías robóticas que sugieren estos temas, como si fuesen destinados para que los bailasen los robots chiflados que aparecen en la película Wall-E. En las canciones de este EP hay auténticos torbellinos de sonidos coloristas, melódicos en ocasiones, insistentes y maniáticos en otras. Y, claro, no nos podemos olvidar de los bajos, que aunque estén un poco tapados bajo las capas de colores –seguro que cuando me llegue el vinilo pasarán a un plano más evidente- ahí están y están tan trabajados como cualquiera de los demás elementos que componen esta sólida colección.

De nuevo, nos encontramos con otro productor que deja entrar la luz a raudales en su particular visión del dubstep, ofreciendo su propia propuesta de futuro para el género, de la cual seguro que muchos productores ya están tomando nota. Puede que en esta ocasión, habiendo dejado unos meses entre sus anteriores referencias y esta, y sobre todo habiendo devorado y asumido su EP en Hyperdub, ya estuviésemos más preparados para lo que nos íbamos a encontrar, y por tanto se ha perdido un poco el efecto sorpresa, pero es igualmente placentero ir desentrañando la estructura de cada una de estas canciones, que componen un mini-álbum que, al final, resulta que es la mejor, la más coherente y cohesionada, expresión de la personalidad de Zomby. Eso sí, como siempre, tiene su punto desconcertante, no solo por los efectos psicodélicos de sus atrevimientos rítmicos y coloristas, sino porque muchos temas terminan de manera abrupta, dejándonos con ganas de mucho más.

Tagged with:

Singles + EPs 2008

Posted in dancehall, dubstep, electrónica, EPs, grime, hip hop, indie, kwaito, listas, pop, pop africano, reggae, singles, Uncategorized, wonky by Iván Conte on diciembre 22, 2008

También en esta lista tenía más o menos claro el número uno desde hace tiempo. Aunque el Funky House no termina de eclosionar como a muchos nos gustaría, ya tiene al menos en este ‘Do You Mind’ un equivalente a lo que supuso el ‘Heartbroken’ de T2 para el bassline, un temazo que no para de recibir buenas críticas, que aumenta el público potencial del género y que promete seguir dando que hablar el próximo año, ya que esta remezcla, publicada por primera vez en vinilo este 2008, será por fin editada con un radio edit en enero. El vídeo que podéis ver aquí pertenece precisamente a este lanzamiento. A ver qué pasa.

Por otra parte, pese a mis dudas a lo largo del año acerca de los singles de dubstep y wonky que iba escuchando, en las últimas semanas, mientras preparaba esta lista, me daba cuenta de que esos singles de Ikonika, Joker, Rustie, Darkstar y demás escuchados de un tirón daban como resultado una visión más que interesante de la música urbana inglesa. Otra vez estoy entusiasmado, y esta lista refleja ese entusiasmo. Si Soul Jazz u otro sello similar se decide a publicar en un futuro (el próximo año o dentro de diez, da igual) estos singles en un solo recopilatorio, nadie podrá negar el momento de creatividad en el que estamos metidos. En un futuro próximo me gustaría escribir algo explicando todo esto en detalle. Y sí, finalmente, Hyperdub ha sido el sello del año, y sí, Zomby fue el productor del año.

Más tarde, o mañana, abro la encuesta de las mejores canciones del año según vosotros.

FELIZ NAVIDAD!!!

1. KYLA – ‘DO YOU MIND? (CRAZY COUSINZ REMIX)

2. DARKSTAR – ‘NEED YOU’

3. ZOMBY – ‘EP’

4. RUSTIE – ‘ZIG ZAG’

5. DJ MUJAVA – ‘TOWNSHIP FUNK’

6. JOKER – ‘HOLLY BROOK PARK’

7. IKONIKA – ‘PLEASE’

8. SHACKLETON – ‘DEATH IS NOT FINAL’

9. VAMPIRE WEEKEND – ‘CAPE COD KWASSA KWASSA’

10. TODDLA T – ‘SOUND TAKE KILLIN’

AIR FRANCE – NO WAY DOWN

BURAKA SOM SISTEMA – SOUND OF KUDURO

BLACKOUT CREW – PUT A DONK ON IT

COMMON FEAT. PHARRELL – UNIVERSAL MIND CONTROL

CRAZY COUSINZ FEAT. CALISTA – BONGO JAM

DIZZEE RASCAL FEAT. CALVIN HARRIS – DANCE WIV ME

DONAEO – AFRICAN WARRIOR

DUSK & BLACKDOWN FEAT. DURRTY GOODZ – CONCRETE STREETS

ELEPHANT MAN – GULLY CREEPA

ELEPHANT MAN – NUH LINGA

ERYKAH BADU – THE HEALER

ESTELLE FEAT. KANYE WEST – AMERICAN BOY

FOUR TET – RINGER

GEENEUS – YELLOWTAIL

HERCULES & LOVE AFFAIR – BLIND

HOT CHIP- READY FOR THE FLOOR

KANYE WEST – LOVE LOCKDOWN

KING MIDAS SOUND – COOL OUT

KODE9 + LD – BAD

LIL WAYNE – A MILLIE

MALA – MIRACLES

MARTYN – ALL I HAVE IS MEMORIES

MAVADO – ON THE ROCK

MGMT – ELECTRIC FEEL

NE-YO – MISS INDEPENDENT

PEVERELIST – INFINITY IS NOW

ROOTS MANUVA – BUFF NUFF

SHACKLETON – DEATH IS NOT FINAL

SHACKLETON –SOUNDBOY’S SUICIDE NOTE

SKREAM – SKREAMIZM 5

THE BUG FEAT TIPPA IRIE – ANGRY

THE FLYING LOTUS – ROBO TUSSIN

TRG – BROKEN HEART (MARTYN DCM REMIX)

VAMPIRE WEEKEND – OXFORD COMMA

VILLALOBOS – ENFANTS

WARRIOR QUEEN & THE HEATWAVE – THINGS CHANGE

WILEY – WEARING MY ROLEX

YOUNG JEEZY FEAT. KANYE WEST – PUT ON

ZOMBY – LIQUID DANCEHALL

ZOMBY – SPLIFF DUB / SPLIFF DUB (RUSTIE REMIX)

Zomby – EP

Posted in dubstep, EPs, hardcore continuum, wonky by Iván Conte on diciembre 18, 2008

3331Ahora está claro que para entender al Zomby no se puede ver cada uno de sus lanzamientos de manera aislada. Su abultada producción del 2008 es un todo de tal modo que, por ejemplo, en este single publicado por Hyperdub se pueden ver ecos de la recreación de los significantes sonoros de la música rave llevada a cabo en Where Were U in 92?, a través de las sirenas que se cuelan en “Spaceman”, por ejemplo, del mismo modo que en el LP se podían rastrear evidencias de que no se trataba de una simple recreación nostálgica de una música, y se podían encontrar momentos con claros rastros del dubstep y el wonky practicados con más cuidado en sus singles y EPs de este año.

Este EP es uno de esos discos que puede servir de compendio de todo lo bueno que este productor nos ha ofrecido este año. Aquí hay sintes que cubren la gama media a montones, algo que es evidente sobre todo en “Aquafresh”, un tema que ha tenido un gran impacto a lo largo del año y que ahora por fin se edita oficialmente. También se puede comprobar la habilidad de Zomby para concentrar sus canciones en poco más de dos minutos, combinando concreción y contundencia de una manera poco habitual a la electrónica. Claro, uno se queda con ganas de más y vuelve a darle al play nada más terminar el EP. Además aquí se incluye el ejercicio más próximo a Burial que Zomby haya hecho jamás, ese precioso “Take Me For A Reason” con ritmos 2step, voces troceadas y emocionantes, texturas ambientales y crepitación vinílica. “Kaliko”, en cambio, sigue el rastro zigzagueante del celebrado single de Rustie, ese “Zigzag” que es también la canción más impactante producida dentro del paraguas del wonky en este año, ambas canciones comparten el mismo efecto desorientador de los sentidos, mejor cuanto más alto se escuche.

Otro de los puntos a favor de Zomby es su sentido del humor, que se puede rastrear en los títulos de las canciones y del disco Where Were U in 92? o, en este EP, en “Diamonds and Pearls” en la que samplea, por supuesto, y lo hace de una manera muy acertada al Prince de Diamonds and Pearls. Esta canción cierra el EP en plena excitación de sonidos, afilado, estridentes y ásperos demostrando a un productor muy suelto y con ganas de divertirse, lo que le ha hecho destacar de manera extraordinaria en un año en el que muchos acusaron al dubstep de reiterativo, aburrido y excesivamente ceñudo.

Tagged with: , , ,

Discos 2008

Posted in listas, música africana, Uncategorized by Iván Conte on diciembre 9, 2008

1. THE BUG – LONDON ZOO

Supongo que nadie que haya seguido este blog se sorprenderá de este número uno. El disco que más he escuchado este año, y también 15397131la cumbre de una ya larga carrera, la de Kevin Martin al frente de proyectos siempre interesantes y que aquí volcó todo lo aprendido, tomando como punto de partida las estrategias sonoras del dubstep, el grime y el dancehall. El disco es inagotable en cuanto a detalles, pero funciona como un bloque o como una pedrada por el impacto físico de absolutamente todas sus canciones. A destacar el reparto de MCs radicados en la capital inglesa, desde el ya clásico Tippa Irie a primeros nombres del dubstep (Spaceape) y del grime (Flow Dan), además de la majestuosa Warrior Queen, cuyo próximo disco estará producido por el propio Martin. En muchos sentidos London Zoo es el Maxinquaye de esta década, por servir de representación sonora de las tensiones urbanas de su momento. Lleno de energía y rabia, inundado de bajos, acentuando la influencia jamaicana en el underground musical inglés y articulando la mejor visión de conjunto de dos géneros tan representativos de esta década como son el grime y el dubstep, Kevin Martin ha logrado no solo el mejor disco del 2008, sino uno de los imprescindibles de la década.

2. THE CARETAKER – PERSISTENT REPETITION OF PHRASES

Ningún otro disco que yo haya escuchado este año rivaliza en capacidad de fascinación con este, una invocación de la música popular 16418971de entreguerras, como la que se puede escuchar en El Resplandor de Stanley Kubrick. La referencia a esta película no es, en absoluto, trivial, puesto que el ruido, el crepitar y el reverb hacen que los restos de melodías que se pueden escuchar entre la maraña de ruido tengan una apariencia fantasmagórica, al mismo tiempo melancólica y siniestra. El objetivo; representar la falibilidad de nuestra memoria.


3. VAMPIRE WEEKEND – VAMPIRE WEEKEND

Justo cuando parecía que el indie iba a morir de aburrimiento, llegan estos muchachos, tan relamidos en el vestir como acertados a la hora 1134702de fijarse en las guitarras del pop africano occidental, el sonido más representativo del disco, quince minutos antes de la lluvia torrencial de recopilaciones, blogs y artículos en revistas que hemos tenido la suerte de vivir este año. Tan irritantes por su despreocupado pop turista como infalibles a la hora de llevar la riqueza rítmica africana al primer plano del indie. La sorpresa del año


4. NEIL LANDSTRUMM – LORD FOR £39

Hacia el final del año, el sello Planet Mu reafirmó su vigencia al ofrecer una vía de escape al dubstep y/o al grime instrumental. Los discos 1886375de Starkey, Distance y Neil Landstrumm llegaron para demostrar que se puede hacer dubstep “desde fuera” de su reducida localización geográfica en el sur de Londres. Pero claro, el resultado siempre será diferente, pero ahí también está lo interesante. En este álbum, las cuerdas disco de la primera canción ya indican que aguardan al oyente demasiadas sorpresas sonoras como para pasar por alto este disco.


5. THE ADVISORY CIRCLE – OTHER CHANNELS

Civil Defence is Common Sense, dice una voz neutra, inexpresiva, distante y, una vez reubicada en este disco, siniestra. El tono de 1197039objetividad y profesionalidad de locutor de la BBC se convierte aquí en inquietantemente imperativo. Other Channels ha sido editado por el imprescindible sello Ghost Box, el sello especializado en revisar la identidad británica, electrónica y sampleados de library music mediante. El disco de The Advisroy Circle es el más inmediato de todos los editados por el imprescindible sello inglés, y de hecho los seguidores de Boards of Canada encontrarán aquí muchos motivos de alegría.

6. FLYING LOTUS – LOS ANGELES

Lo cierto es que ni los EPs ni el álbum anteriores a este álbum me habían dicho demasiado. Ni siquiera me llamó mucho la atención las primeras veces 1500010que  escuché Los Angeles, pero el hip hop instrumental del sobrino de Alice Coltrane me fue gustando cada vez a lo largo del año, al tiempo que descubría las conexiones con el pasado inmediato de la música negra –J Dilla, sin lugar a dudas, uno de los músicos negros más influyentes de la década- o con el presente de la electrónica británica –Rustie– hasta convertirse en un imprescindible.


7. LIL WAYNE – THA CARTER III

Tha Carter III está lejos de ser un disco perfecto, pero dada la incontinencia creativa de Lil Wayne es más que probable que sí que se 723674trate del mejor disco que puede hacer. “No somos iguales, yo soy un marciano”, dice en “Phone Home” –rapeando desde el punto de vista de…¡ET!-, una frase que resume su personalidad a la perfección. Los momentos álgidos son muchos; aquí hay desde producciones de Kanye West justo antes de descubrir el AutoTune hasta un “A Millie”, cuya base –del productor Bangladesh– cayó en la comunidad hip hop con el impacto de una bomba H.


8. AMADOU ET MARIAM – WELCOME TO MALI

Amadou et Mariam podrían convertirse en los grandes beneficiados de la oleada de africanismo que tuvimos el gusto de contemplar este 1846684año. Welcome to Mali se ha editado en un momento muy oportuno para que todas las miradas se volviesen hacia ellos. El disco anterior ya había sido un superventas en Francia, y ahora que aparecen hasta en pitchfork podrían aumentar su público exponencialmente. Y lo mejor de todo es que Welcome to Mali es un disco a la altura de las expectativas ya desde la primera canción, “Sabali”, en la que colabora como productor Damon Albarn.


9. GANG GANG DANCE – SAINT DYMPHNA

Una vez escuchado su anterior álbum, God’s Money, lo cierto es que costaba creer que los neoyorquinos Gang Gang Dance nos 16738571vendrían con un disco tan accesible cuando muchos ya casi nos habíamos olvidado de ellos. A la primera puede parecer un galimatías sonoro, y de hecho en parte lo es, pues la banda integra en este disco montones de sonidos de distinta procedencia, lo cual explica que cuando hablé de este disco por aquí me acordase de Abe Vigoda y de Timbaland, del grime –colaboración con el MC Tinchy Strider mediante- de David Byrne y Brian Eno y de Animal Collective -¡por supuesto!.


10. ZOMBY – WHERE WERE U IN 92?

Jugando al despiste. Zomby se pasó el año editando singles que redefinieron el dubstep, pero remató la temporada con su particular 1885089interpretación de las coordenadas del jungle. Lo que en principio parece un pastiche, se convierte a las pocas escuchas en el disco que permite volver la vista atrás, reírse de la nostalgia -¡el título del disco!- y acentuar que todos los elementos que dieron forma al jungle siguen presentes de una u otra manera en el dubstep, el wonky, el bassline, el grime o el funky house. De paso, un guiño a Daft Punk y un puñado de canciones de contundente impacto emocional.


2562 – AERIAL

ABE VIGODA – SKELETON

EVANGELISTA – EVANGELISTA

BUN B – ILL TRILL

BURAKA SOM SISTEMA – BLACK DIAMOND

CALLE 13 – LOS DE ATRÁS VIENEN CONMIGO

COCONOT – COSA ASTRAL

DUSK & BLACKDOWN – MARGINS MUSIC

ERYKAH BADU – NEW AMERIKAH PART ONE (4TH WORLD WAR)

ESAU MWANWAYA & RADIOCLIT – THE VERY BEST MIXTAPE

HAIR POLICE – THE CERTAINTY OF SWARMS

HERCULES & LOVE AFFAIR – HERCULES & LOVE AFFAIR

HIGH PLACES – HIGH PLACES

KANYE WEST – 808S AND HEARTBREAK

Q-TIP – THE RENAISSANCE

ROBERT FORSTER – THE EVANGELIST

RYOJI IKEDA – TEST PATTERN

STARKEY – EPHEMERAL EXHIBITS

TOUMANI DIABATE – THE MANDE VARIATIONS

TRIM – SOULFOOD VOL. 3

Zomby “Where Were U in 92?”

Posted in hardcore continuum, jungle by Iván Conte on noviembre 27, 2008

1885089

Enel 2008 Zomby, junto a otros productores como Darkstar, Ikonika, Starkey, Rustie e incluso FLying Lotus, lideró algo que se puede entender –equivocadamente- como una evolución del dubstep, quizás porque el sello Hyperdub capitalizó buena parte de los mejores singles de este recién nacido género, bautizado como wonky (o aquacrunk, a partir de una broma de Rustie en una entrevista que al final caló) y definido por Martin Clark como un cruce entre hip hop, hyphy, grime, chip tunes, dubstep, crunk y electro, y caracterizado por sonidos burbujeantes y sintetizadores de colores chillones -entre otras muchas cosas-, con los que se pasa de la primacía de los graves en el dubstep a un interés por rellenar de movimiento la zona de los medios. A lo largo del año solo me he interesado puntualmente por algunas cosas, pero ahora, al volver la vista atrás, veo los singles y discos de productores como los que menciono al principio de este párrafo como una de las piezas fundamentales del año.

Zomby, como Burial, esconde su verdadera identidad bajo el anonimato, ha editado en Hyperdub y ha hecho un disco a partir de su fascinación por los sonidos característicos del jungle. Ahora ha editado en el sello Werk –el mismo que editó el estupendo disco de Disrupt del año pasado, muy recomendable si se os pasó en su momento- el disco Where were U in 92?, que evidencia desde su título sus intenciones de divertirse armando un disco que se ha interpretado como una broma muy seria o un sentido homenaje que no se toma en serio a sí mismo. Por eso, si a alguien se le ocurre acusar a este disco de estar hecho desde la nostalgia más conservadora, algo que iría en contra del hardcore continuum cuya naturaleza implica su constante reinvención, es conveniente advertir que el disco está puntuado por guiños imprevistos que impiden que el disco termine siendo una fiel reproducción de un sonido del pasado.

El disco arranca con  “Fuck Mixing, Let’s Dance” (¡genial título!), que es jungle al pie de la letra (breakbeats, voces apitufadas, graves…). En “Euphoria” el bajo está en primerísimo plano junto a las sirenas, y sumergido en él, ocasionales restos de una melódica que intuyo sampleada de Augustus Pablo. Las sorpresas vienen a través de elementos que provocan un cortocircuito en la representación del sonido del jungle, como por ejemplo el explícito guiño a Daft Punk en “Daft Punk Rave”, provocando una ruptura en la represntación fiel de unos referentes sonoros asociados a unos años en concreto, los que van más o menos del 92 al  94. En otras ocasiones, los guiños se hacen de manera indirecta, y eso es lo que ocurre en “Tears in the Rain” que samplea diálogos y la banda sonora de Blade Runner tal y como ya hiciera DIllinja en la memorable “The Angels Fell”, incluída en el recopilatorio Metalheadz: Platinum Breakz, editado por el sello de Goldie. Uno de los sonidos más efectivos del disco es el de los sintetizadores, en “Get Sorted” o en la contundente –y simplemente perfecta, una de las mejores canciones del 2008- “Float”, un temazo instantáneamente adictivo, cuyo efecto se multiplica al estar precedida en el disco por “GTI”, que va preparando el terreno sintético para que explote con el impacto emocional necesario. El subidón continúa con las voces troceadas y superpuestas en capas, con un efecto desorientador, en “Need Ur Lovin’”, una canción que termina de manera brusca, seguida de otra de las sorpresas del disco, la muy wonky -en su sucio y desprejuiciado cruce de rave, hip hop, grime, etc.- “Pillz”. Los estridentes sintes que Joey Beltram introdujo en el hardcore continuum con sus históricos “Energy Flash” y, sobre todo,  “Mentasm” se dan cita –o son citados- en “Hench”.

Tengo mis dudas sobre si otorgarle a este disco la etiqueta de postmoderno, por una parte la ironía y las citas constantes son estrategias en común al postmodernismo y a este disco, pero las intenciones parecen ser en este caso demasiado sinceras –homenajear a un sonido que subyace en lo que se hace hoy en día en los terrenos del dubstep, el wonky, el bassline, etc.- como para meterlo en el saco del habitualmente descreído postmodernismo. Si es que, de hecho, el disco funciona como un cursillo acelerado para adentrarse en el jungle. En cualquier caso, un disco que termina con la emocionante “U Are My Fantasy”, que te deja con ganas de más, y que hace que al volver a escuchar la producción previa de Zomby te fijes en otras cosas, no puede ser otra cosa que un triunfo. Ahora, a contar las horas hasta conseguir su nuevo EP (doble 12”, por cierto), en Hyperdub. Zomby, uno de los nombres esenciales del 2008.

Tagged with:

El disco de Zomby

Posted in hardcore continuum by Iván Conte on octubre 17, 2008

El disco que más ganas tengo de escuchar en lo que queda de año es Where were U in 92 de Zomby. De momento solo he podido escuchar esta canción:

Zomby “Float”

Pero esto tiene toda la pinta de ser algo que me va a traer de cabeza durante una buena temporada. Según Boomkat, sale a la venta la próxima semana.

Avisados estáis.

Tagged with: