Redux

Entrevista a The Bug

Posted in dubstep, entrevistas, grime, hardcore continuum, Uncategorized by Iván Conte on diciembre 11, 2008

Tenía pendiente por publicar la totalidad de las respuestas que Kevin Martin me dio cuando le entrevisté para la revista Go Mag.  En esta ocasión he decidido dejar fuera las preguntas porque creo que estas respuestas se leen muy bien tal cual están. Por cierto, London Zoo también ha sido elegido mejor álbum del año por The Wire.

1496814102_l

Me ha sorprendido mucho por la rapidez con la que London Zoo ha llegado a una gran variedad de publicaciones y de gente. Cuando terminé el disco, me sentí realmente agotado. Me acuerdo del día en que lo terminé, que salí a la calle escuchándolo y pensando que quizás había cometido una gran equivocación, pensando que había hecho un disco egoísta y probablemente imposible de escuchar para la gran mayoría de la gente. Estaba casi llorando [se ríe cuando lo dice, pero se nota que lo dice en serio], cuando en realidad, con el tiempo, he sido capaz de ver el disco con algo de perspectiva y me siento bastante aliviado; es el mejor álbum que podía hacer en estos momentos. Me llevó tres años completar el álbum, no llevo muy bien la presión de trabajar en un disco, parece ser que siempre me llevará mucho tiempo completar uno.


Llevo viviendo en Londres 16 años. Londres es ahora más caro, más duro, la gente tiene que luchar más y más para sobrevivir, la gente siempre ha estado luchando en esta ciudad, pero creo que las condiciones en los últimos dos o tres años en toda Europa y en América más que en el Reino Unido… es casi como si estos países tuviesen que pagar el precio de su avaricia, en realidad. Literalmente puedes sentir el capitalismo arrastrándose en estos momentos. Hay una crisis económica tan grande sobre nosotros que creo que podemos sentir el impacto en todas partes.


Creo que todo el mundo se reduce ahora a una cuestión de relaciones públicas. Todo es una cuestión de relaciones públicas, de modo que tienes un acabado brillante que sustituye a los elementos más ásperos de las cosas. Creo que esto es algo que se aplica globalmente a cualquier país en el mundo occidental. Parece que la imagen superficial es más importante que el contenido; el sueño por encima de la realidad de una situación. De modo que sí, por supuesto que creo que los Juegos [los Juegos Olímpicos de Londres] son una gran cortina de humo. Todo tiene que ver con los beneficios que se llevan las corporaciones, esta gente realmente se beneficia de este tipo de proyectos, mientras que la gente normal tiene que pagar el precio; los alquileres suben, hay gente que se ve forzada a mudarse de las propiedades en las que han vivido muchos años y el día a día se convierte en algo muy complicado.


Mi álbum refleja la relación de amor-odio que tengo con esta ciudad. Amo de verdad esta ciudad. Me encanta su potencial, pero te puede aplastar y castigar sin piedad si no puedes permitirte aprovecharte de lo que puede ofrecerte. Me encanta la velocidad y el movimiento de la vida en Londres, la enorme capacidad de generación de nuestra estética cultural. Pero al mismo tiempo, la velocidad de la ciudad es también la peor parte de la misma porque la gente viene a esta ciudad para explotar lo que ofrece y para explotarse los unos a los otros. Es difícil mantener un buen número de relaciones significativas en Londres, porque la gente se muda aquí, hacen lo que pueden y desaparecen. Es difícil vivir aquí, pero es una ciudad a la que este disco le debe mucho, algo de lo que me di cuenta hacia el final del proceso de grabación. Debo mi vida musical a esta ciudad. Quería que el álbum fuese bonito y sucio al mismo tiempo, porque así es como es la ciudad.


Para mí la música lo es todo; la música cambió mi vida. Quizás sea algo inmaduro por mi parte decir esto, pero la música literalmente cambió mi vida, ofreciéndome una manera de cuestionarme el mundo;  aliados, gente a la que podía admirar por su cuestionamiento de las estructuras sociales, musicales, estéticas. Pero en ocasiones te das cuenta de que también es una obsesión o una manera de escapismo; cuando estás deprimido o cuestionando todo lo que haces puedes pensar que quizás estás eludiéndote a ti mismo, como si estuvieses viviendo en un sueño. Pero mucha gente me ha dicho que se ha sentido inspirada a hacer música o simplemente inspirada psicológicamente por la música que hago, y eso es obviamente lo mejor que puedes escuchar. Se trata de una reacción verdaderamente positiva, y eso es a lo que aspiras, eso al menos es a lo que yo aspiro. No existo en un vacío, y a mí me aterrorizada la gente a la que no le preocupa lo que piense la gente, yo digo lo que piensa la gente. En primer lugar, lo que yo hago es egoísta, pero al mismo tiempo me agrada que la gente acierte a adivinar qué es lo que yo quiero hacer con mi música.


Creo que Hijos de los hombres es una gran película, es el tipo de película que me gusta. Cuando yo era niño, mi madre era muy aficionada a las películas de ciencia ficción y apocalípticas. En mi opinión lo que se refleja en ese film es como una hiperrealidad, y es una hipótesis que puedes ver que podría suceder. La pasada semana fui a ver  Hellboy II con un amigo mío sin saber nada de antemano, en plan, “¿por qué no?”, y salí del cine preguntándome por qué todo el cine es como la comida basura ahora, entras en un cine y todos tus sentidos son afectados pero sales del cine sin recordar nada y pensando ¿qué ha sido eso? Mientras que HIjos de los hombres supuso un cambio muy refrescante al ser una película hecha por una gran compañía, con una buena distribución y con una historia con sentido, con grandes actuaciones, un gran trabajo de cámara y con un gran director también.


Burial ha hecho un gran trabajo, se ha ganado el respeto de todo el mundo por haber encontrado su voz, por haber hecho algo original. Ese es para mí el punto más crucial a la hora de hacer cualquier tipo de arte. Obviamente también para hacer música, ese ha sido siempre mi objetivo. Pero no estoy tan seguro de que sea un disco sobre Londres. Me gustan también los singles de Dusk + Blackdown, pero con Margins Music creo que se esforzaron demasiado, de modo que suena un poco estirado, no suena tan natural. De todos modos, incluye canciones muy buenas, como la de Trim que fue una de mis canciones favoritas del pasado año.


Creo que la mayor parte del dubstep es ahora muy formulaico, lo cual creo que es un problema, se ha convertido en algo predecible demasiado rápido, en el equivalente del drum’n’bass con respecto al jungle. Hay una nueva generación de productores que ha bloqueado la creatividad. De todos modos, no creo que el dubstep tenga nada que ver con el caos o la inseguridad.


Sí, sí que sigo yendo a noches de dubstep, lo hago porque tengo muchos amigos en DMZ, muchos de los productores de la primera generación son buenos amigos míos, especialmente Kode9 y Loefah, ellos me apoyaron mucho durante la grabación de London Zoo y yo también les apoyo a ellos. Kode9 es uno de mis djs favoritos. El dubstep tuvo unos comienzos explosivos, pero se ha convertido como cualquier otro genero; el 5% está muy bien y el resto es relleno. Todavía me interesan el ragga, el dub el hip hop, cosas experimentales, bandas sonoras. Me encanta el grime, pero el grime casi ha desaparecido y ahora está intentando resurgir, todavía tienen que salir nuevos talentos y en particular una oleada más sólida de MCs. Los que he escuchado que han salido nuevos son buenos pero ninguno de ellos destaca; quizás Chipmunk sea una excepción, y Trim, por supuesto.


No tengo una opinión acerca del éxito en listas de Wiley y Dizzee Rascal. Me alegro por ellos y de que estén haciendo dinero [dice esto riéndose] No me gusta ninguna de las canciones. “Wearing My Rolex” es pegadiza, supongo, pero no me compré el single, es simplemente una novelty track. Wiley puede hacerlo mucho mejor, como productor es jodidamente increíble y se ha convertido en aún mejor productor con el tiempo. Es un freak en el sentido de que nunca sabes qué va a venir después.Ya ha tenido altibajos antes, y estoy seguro de que volverá a hacerlo mejor en el futuro.


Tanto el volumen como el ruído son adictivos. Ambos son útiles porque desestabilizan las defensas psicológicas de la gente. Creo que es saludable ser un poco confrontacional con la gente, pues les hace reevaluar su entorno y lo que les rodea y todos los procesos en los que se hayan inmersos. El bajo para mí es algo más importante. El hecho de que se salte el intelecto; no piensas sobre el bajo, simplemente lo sientes, cuando es realmente bueno solamente lo sientes, es algo abrumador, la atracción por el bajo es de un tipo maternal. Ambos son elementos muy importantes para mí, pero no cruciales; para mí el principal objetivo de London Zoo era conseguir un disco que tuviese un contexto, que tuviese un sentido de necesidad. Para ser honesto, ni siquiera le di el título de London Zoo hasta este año a pesar de haber estado trabajando en él durante tres años, no trabajé con un concepto en mente. Fue simplemente que la diseñadora gráfica me preguntó cómo es Londres antes de venir para trabajar en mi disco, y yo le dije que era como un enorme zoo. El enfoque que le di al álbum no es intelectual, eso vino después, es en gran parte un disco hecho desde el alma y con el corazón,  no un disco para la cabeza. Más importante que el bajo y el volumen para mí son las emociones, yo quiero crear emociones con la música; la música que significaba más cosas para mi mientras crecía era el post punk, el  hip hop,el reggae, música con fuego en el cuerpo; el  free jazz, música que tenía un motivo para existir, algo casi revolucionario, que tuviese estilo, política, emoción; en realidad yo nunca fui un raver,


Sí, por supuesto, me interesa Ballard como escritor visionario, creo que… [se queda callado unos segundos, y resopla antes de continuar con su respuesta]… me has pillado por sorpresa… bueno, ¡no sé ni por dónde empezar! Me ha influenciado su idea de la mutación general de Londres, y el impacto psicológico que esta ha tenido sobre sus habitantes. Pienso que su energía e inventiva han tenido una influencia obvia sobre mí. Es un escritor muy exigente para el lector. Mis libros favoritos son Isla de cemento, Rascacielos, Crash y The Kindness of Women, una de sus autobiografías, que es, en mi opinión, uno de sus mejores libros.


A la música jamaicana se la reconoce de sobra, la gente que está ciega a ella son ignorantes, porque no puedes evitar reconocer la influencia de la cultura jamaicana.

Anuncios
Tagged with:

Discos 2008

Posted in listas, música africana, Uncategorized by Iván Conte on diciembre 9, 2008

1. THE BUG – LONDON ZOO

Supongo que nadie que haya seguido este blog se sorprenderá de este número uno. El disco que más he escuchado este año, y también 15397131la cumbre de una ya larga carrera, la de Kevin Martin al frente de proyectos siempre interesantes y que aquí volcó todo lo aprendido, tomando como punto de partida las estrategias sonoras del dubstep, el grime y el dancehall. El disco es inagotable en cuanto a detalles, pero funciona como un bloque o como una pedrada por el impacto físico de absolutamente todas sus canciones. A destacar el reparto de MCs radicados en la capital inglesa, desde el ya clásico Tippa Irie a primeros nombres del dubstep (Spaceape) y del grime (Flow Dan), además de la majestuosa Warrior Queen, cuyo próximo disco estará producido por el propio Martin. En muchos sentidos London Zoo es el Maxinquaye de esta década, por servir de representación sonora de las tensiones urbanas de su momento. Lleno de energía y rabia, inundado de bajos, acentuando la influencia jamaicana en el underground musical inglés y articulando la mejor visión de conjunto de dos géneros tan representativos de esta década como son el grime y el dubstep, Kevin Martin ha logrado no solo el mejor disco del 2008, sino uno de los imprescindibles de la década.

2. THE CARETAKER – PERSISTENT REPETITION OF PHRASES

Ningún otro disco que yo haya escuchado este año rivaliza en capacidad de fascinación con este, una invocación de la música popular 16418971de entreguerras, como la que se puede escuchar en El Resplandor de Stanley Kubrick. La referencia a esta película no es, en absoluto, trivial, puesto que el ruido, el crepitar y el reverb hacen que los restos de melodías que se pueden escuchar entre la maraña de ruido tengan una apariencia fantasmagórica, al mismo tiempo melancólica y siniestra. El objetivo; representar la falibilidad de nuestra memoria.


3. VAMPIRE WEEKEND – VAMPIRE WEEKEND

Justo cuando parecía que el indie iba a morir de aburrimiento, llegan estos muchachos, tan relamidos en el vestir como acertados a la hora 1134702de fijarse en las guitarras del pop africano occidental, el sonido más representativo del disco, quince minutos antes de la lluvia torrencial de recopilaciones, blogs y artículos en revistas que hemos tenido la suerte de vivir este año. Tan irritantes por su despreocupado pop turista como infalibles a la hora de llevar la riqueza rítmica africana al primer plano del indie. La sorpresa del año


4. NEIL LANDSTRUMM – LORD FOR £39

Hacia el final del año, el sello Planet Mu reafirmó su vigencia al ofrecer una vía de escape al dubstep y/o al grime instrumental. Los discos 1886375de Starkey, Distance y Neil Landstrumm llegaron para demostrar que se puede hacer dubstep “desde fuera” de su reducida localización geográfica en el sur de Londres. Pero claro, el resultado siempre será diferente, pero ahí también está lo interesante. En este álbum, las cuerdas disco de la primera canción ya indican que aguardan al oyente demasiadas sorpresas sonoras como para pasar por alto este disco.


5. THE ADVISORY CIRCLE – OTHER CHANNELS

Civil Defence is Common Sense, dice una voz neutra, inexpresiva, distante y, una vez reubicada en este disco, siniestra. El tono de 1197039objetividad y profesionalidad de locutor de la BBC se convierte aquí en inquietantemente imperativo. Other Channels ha sido editado por el imprescindible sello Ghost Box, el sello especializado en revisar la identidad británica, electrónica y sampleados de library music mediante. El disco de The Advisroy Circle es el más inmediato de todos los editados por el imprescindible sello inglés, y de hecho los seguidores de Boards of Canada encontrarán aquí muchos motivos de alegría.

6. FLYING LOTUS – LOS ANGELES

Lo cierto es que ni los EPs ni el álbum anteriores a este álbum me habían dicho demasiado. Ni siquiera me llamó mucho la atención las primeras veces 1500010que  escuché Los Angeles, pero el hip hop instrumental del sobrino de Alice Coltrane me fue gustando cada vez a lo largo del año, al tiempo que descubría las conexiones con el pasado inmediato de la música negra –J Dilla, sin lugar a dudas, uno de los músicos negros más influyentes de la década- o con el presente de la electrónica británica –Rustie– hasta convertirse en un imprescindible.


7. LIL WAYNE – THA CARTER III

Tha Carter III está lejos de ser un disco perfecto, pero dada la incontinencia creativa de Lil Wayne es más que probable que sí que se 723674trate del mejor disco que puede hacer. “No somos iguales, yo soy un marciano”, dice en “Phone Home” –rapeando desde el punto de vista de…¡ET!-, una frase que resume su personalidad a la perfección. Los momentos álgidos son muchos; aquí hay desde producciones de Kanye West justo antes de descubrir el AutoTune hasta un “A Millie”, cuya base –del productor Bangladesh– cayó en la comunidad hip hop con el impacto de una bomba H.


8. AMADOU ET MARIAM – WELCOME TO MALI

Amadou et Mariam podrían convertirse en los grandes beneficiados de la oleada de africanismo que tuvimos el gusto de contemplar este 1846684año. Welcome to Mali se ha editado en un momento muy oportuno para que todas las miradas se volviesen hacia ellos. El disco anterior ya había sido un superventas en Francia, y ahora que aparecen hasta en pitchfork podrían aumentar su público exponencialmente. Y lo mejor de todo es que Welcome to Mali es un disco a la altura de las expectativas ya desde la primera canción, “Sabali”, en la que colabora como productor Damon Albarn.


9. GANG GANG DANCE – SAINT DYMPHNA

Una vez escuchado su anterior álbum, God’s Money, lo cierto es que costaba creer que los neoyorquinos Gang Gang Dance nos 16738571vendrían con un disco tan accesible cuando muchos ya casi nos habíamos olvidado de ellos. A la primera puede parecer un galimatías sonoro, y de hecho en parte lo es, pues la banda integra en este disco montones de sonidos de distinta procedencia, lo cual explica que cuando hablé de este disco por aquí me acordase de Abe Vigoda y de Timbaland, del grime –colaboración con el MC Tinchy Strider mediante- de David Byrne y Brian Eno y de Animal Collective -¡por supuesto!.


10. ZOMBY – WHERE WERE U IN 92?

Jugando al despiste. Zomby se pasó el año editando singles que redefinieron el dubstep, pero remató la temporada con su particular 1885089interpretación de las coordenadas del jungle. Lo que en principio parece un pastiche, se convierte a las pocas escuchas en el disco que permite volver la vista atrás, reírse de la nostalgia -¡el título del disco!- y acentuar que todos los elementos que dieron forma al jungle siguen presentes de una u otra manera en el dubstep, el wonky, el bassline, el grime o el funky house. De paso, un guiño a Daft Punk y un puñado de canciones de contundente impacto emocional.


2562 – AERIAL

ABE VIGODA – SKELETON

EVANGELISTA – EVANGELISTA

BUN B – ILL TRILL

BURAKA SOM SISTEMA – BLACK DIAMOND

CALLE 13 – LOS DE ATRÁS VIENEN CONMIGO

COCONOT – COSA ASTRAL

DUSK & BLACKDOWN – MARGINS MUSIC

ERYKAH BADU – NEW AMERIKAH PART ONE (4TH WORLD WAR)

ESAU MWANWAYA & RADIOCLIT – THE VERY BEST MIXTAPE

HAIR POLICE – THE CERTAINTY OF SWARMS

HERCULES & LOVE AFFAIR – HERCULES & LOVE AFFAIR

HIGH PLACES – HIGH PLACES

KANYE WEST – 808S AND HEARTBREAK

Q-TIP – THE RENAISSANCE

ROBERT FORSTER – THE EVANGELIST

RYOJI IKEDA – TEST PATTERN

STARKEY – EPHEMERAL EXHIBITS

TOUMANI DIABATE – THE MANDE VARIATIONS

TRIM – SOULFOOD VOL. 3

Entrevista a The Bug

Posted in dancehall, entrevistas, reggae, revistas by Iván Conte on octubre 14, 2008

En el número de octubre de la revista Go, y también en la página web de la revista.

Y este es el videoclip que han hecho de la canción “Skeng”.

Tagged with: