Redux

Blackest Ever Black, mixtape para Pontone

Posted in mixes by Iván Conte on marzo 8, 2011

¿no os encanta cuando una mixtape clava una idea, un sonido? Esta, del sello Blackest Ever Black, es de ese tipo, una declaración de principios -¡ténganlo en cuenta, es una mixtape hecha por un sello!- de todo lo bueno que puede llegar a ser este sello, de hecho el responsable de la publicación de mi EP favorito del pasado año. Durante muchos, muchos años, las estéticas góticas me provocaban cierto rechazo, en parte también porque la morbidez me parecía gratuita, o quizás porque tanta intensidad me acabó saturando, pero hay que reconocer que últimamente se están haciendo cosas muy interesantes dentro de estos parámetros. No solo de Salem vive la oscuridad contemporánea, Blackest Ever Black parece dispuesto a reactivar el post-punk más inquietante e inquieto, y lo que es más importante a hacerlo bien, teniendo en cuenta que han pasado décadas y la música ha aportado nuevas e interesantes ideas que permiten revivir este muerto, si se me permite el chiste fácil. Así, en esta mixtape tenemos tanto temas de los ochenta, referentes estéticos claros como Amebix o Burzum, curiosidades de la misma etapa como los madrileños Mecánica Popular, y por otra parte temas publicados en los últimos años -como por ejemplo un adelanto del próximo lanzamiento del sello, a cargo de los angelinos Tropic of Cancer– , sin que la coherencia flojee en ningún caso. La mixtape que más he escuchado en los últimos meses.

 

Anuncios

Las entradas más vistas del 2010

Posted in Uncategorized by Iván Conte on diciembre 30, 2010

Una lista curiosa. Queda demostrada la popularidad de las listas, la entrada-resumen del 2010 fue la  más vista en este blog durante el 2010, y de largo, a pesar de haberla subido al blog hace menos de un mes. Sorprende que las dos entradas sobre Moon Wiring Club -una de ellas sobre un mix- hayan atraído tantas visitas. También me ha sorprendido, porque no es un disco fácil ni que haya interesado a mucha gente, la presencia de Dolphins into the Future. Finalmente, me alegra ver que las dos entradas con las que yo mismo quedé más contento -las de OPN y la de Kanye West-, las únicas que soy capaz de releer sin avergonzarme demasiado, también han estado entre las más visitadas.

Pues esto ha sido todo en el 201o, un año excelente en lo musical, y lleno de cambios en lo personal. Nos vemos a principios de enero del 2011, cuyo primer esperadísimo disco, el de James Blake, ya circula por ahí.

Feliz año a todos/as y gracias por pasaros de vez en cuando, a nadie le gusta hablar solo  🙂

1. 30 discos del 2010

2. Die Antwoord – ‘Evil Boy’

3. Ariel Pink’s Haunted Graffiti – Before Today

4. Moon Wiring Club – Striped Paint for the Last Post

5. Vampire Weekend – Contra

6. Salem – King Night

7. Moon Wiring Club – Asda mix

8. Oneohtrix Point Never – Returnal

9. Dolphins into the Future – The Music of Belief

10. Kanye West – My Beautiful Dark Twisted Fantasy

DJ Roc – The Crack Capone

Posted in electrónica, juke, LPs by Iván Conte on diciembre 7, 2010

El principal motivo por el cual Planet Mu ha sido uno de los sellos más interesantes durante el 2010 -según Fact– tiene que ver con el hecho de que apostaron, y acertaron, con la edición discográfica fuera de EEUU de discos de juke. El juke, que es el último paso en la evolución de la música electrónica de Chicago, combinando elementos de  (ghetto) house, Miami bass, hip hop y R’n’B, tendría un lugar de honor en el repaso del 2010 aún sin la labor del sello Planet Mu, debido a su impacto a ambos lados del atlántico en discos esenciales como el King Night de Salem o el ‘Wut’ de Girl Unit, pero han sido discos como The Crack Capone los que han permitido centrar la atención en DJs como el propio Roc o DJ Nate, a través de cuyos discos se puede atisbar el presente, pasado y futuro de uno de los sonidos más excitantes del planeta en estos momentos. Y eso aún teniendo en cuenta las comprensibles reservas de Andrew Nosnitsky en el número de octubre de la Wire, en donde protestaba por la edición de estos discos por primar a un solo autor frente al carácter eminentemente colectivo del juke y que, por tanto, ofrecen una visión incompleta del mismo. Quizás sea cierto, así como también es posible que el juke se debería escuchar en formato mixtape, que es lo que más se acerca al modo en que es experimentado por su público natural, formado por cierto en su mayor parte por bailarines de footwork, el equivalente al breakdance en el juke. Por tanto, estamos ante una música funcional, que cambia para acomodar nuevos pasos de baile. Pero esto no quiere decir que desde el juke no puedan salir discos disfrutables a pesar de la descontextualización, pues las mismas reservas se podían expresar con respecto al hip hop en sus inicios y, sin embargo, nadie dudaría ahora que el paso a formatos que le eran en principio ajenos como el single o el LP fueron un rotundo éxito.

Así las cosas, The Crack Capone –Crack se refiere a su modo de mezclar- es un más que sólido disco, enm realidad imprescindible para entender el 2010 en toda su complejidad. Y complejidad es precisamente lo que se esconde en estos 20 cortes de entre apenas dos y tres minutos de duración, en los que se suceden los momentos climáticos a un ritmo vertiginoso más allá de los 150 bpm. La complejidad es, aquí, doble: por un lado horizontal mediante los inesperados y constantes cambios de tempo que hacen que se tenga la sensación de ir avanzando a trompicones y que sin duda están ahí como un reto para los bailarines y que convierten su escucha atenta en un ejercicio agotador, y por el otro vertical mediante la acumulación de ritmos, samples que definen el carácter –exultante y/o emocionante- de muchos de los temas, voces troceadas y sintes. Y entre toda la complejidad, también hay espacio para el silencio, de modo que el juke según DJ Roc es algo escueto  y austero al mismo tiempo que frenético, urgente y crudo debido al hecho de haber escapado de casi todos los radares mainstream o underground a lo largo de sus dos décadas de desarrollo en la ciudad estadounidense.

Entre lo nás destacado de The Crack Capone se encuentran temas como ‘Let’s Get It Started’, con su magistral uso del silencio y samples de algo tan trillado como la sintonía de The Twilight Zone, las infiltraciones en el mainstream, samples de Kid Cudi y Lady Gaga mediante en ‘IMake Her Say’, el sedoso acento R’n’B de ‘I Can’t Control the Feeling’,  el exabrupto de ‘Fuck Dat’, la reducción a la mínima expresión de ‘Girl When You Dance’, compuesta casi exclusivamente de ritmo, sample vocal y línea de bajo, la referencia al propio proceso en ‘Make Crack Like This’, o la emocionante ‘Take His Ass Out’.

Hay tantas cosas interesantes en este disco que, aún ofreciendo supuestamente una visión parcial del juke resulta uno de los más importantes del 2010 debido a que será la primera exposición a dicho sonido para miles de personas, sobre todo en el continente europeo. Qué repercusiones tendrá esto en la música solo lo sabremos durante los próximos meses, aunque teniendo en cuenta que en Pitchfork veían huellas del juke hasta en el mismísimo My Beautiful Dark Twisted Fantasy, tenemos juke para rato y probablemente lo escucharemos todavía en muchas más partes durante el 2011. Lo dicho: el pasado, presente y futuro de la música pasan, entre otros, por este disco.