Redux

Los mejores discos de Ambient, según Fact

Posted in Uncategorized by Iván Conte on agosto 11, 2008

Me encanta el ambient pero siempre he tenido la siguiente duda cuando me pongo un disco de este tipo; el volumen ¿más bien bajito o todo lo contrario? He de decir que discos como el Selected Ambient Works Volume 2 de Aphex Twin (en mi opinión claramente superior al primero), son discos diferentes escuchados de una manera o de otra. Supongo que dependerá del momento y el lugar en el que los escuches, y de hecho de eso se trata en el ambient, de hacer música que forme parte del entorno, aunque con los suficientes ganchos como para que no lleguemos a olvidarnos de que hemos puesto un disco. En la revista Fact se puede consultar una lista de los 20 mejores discos del género, con un número uno muy obvio, alguna relativa sorpresa (¡Young Marble Giants!), algunos acuerdos y otros desacuerdos / ausencias (Stars of the Lid, por ejemplo) y, sobre todo, lo que determina que una lista es interesante; me ha servido para recuperar el disco de William Basinski, que he de confesar que tenía casi olvidado, y sobre todo para recordarme que tengo que comprar las cajas de Gas y de Pole, que están realmente baratas y son dos propuestas de quitarse el sombrero y que con los años no han hecho más que aumentar su prestigio.

Anuncios
Tagged with: , ,

Vampire Weekend “Vampire Weekend” @Ladinamo #27

Posted in LPs, revistas by Iván Conte on mayo 19, 2008

Hoy no tengo mucho tiempo para escribir aquí, de modo que aprovecho para cortar-y-pegar la crítica del disco de Vampire Weekend que me pidieron para el número 27 de Ladinamo. La sección de música de este número es esta vez especialmente interesante, con artículos imprescindibles sobre el Kuduro, KLF, Atari Teenage Riot y una entrevista a Lidia Damunt. No entiendo por qué no se le da más importancia a esta revista, siempre estamos demandando que se publiquen en la prensa española textos largos sobre grupos no necesariamente actuales, y esta claro que aquí sí que aparecen, número tras número, artículos interesantísimos y de muy buena calidad. Bravo por ellos.

Vampire Weekend – Vampire Weekend

Va a ser uno de los discos más comentados de 2008. ¿Versión colorida de The Strokes?¿Recuperación del espíritu de Orange Juice? ¿Algo más?A pesar de que su música encaja a la perfección dentro del patrón de indie-rock anglosajón, destaca por la calidez de los instrumentos y en especial por las texturas soleadas de los teclados y una base rítmica que mira hacia el Caribe y África. Este debut se diferencia de su autoeditado cd-r anterior en la inclusión de un par de temas nuevos, menos interesantes, y en un sonido solamente un poco más pulido, lo suficiente para no perder el toque de espontaneidad. Es posible ver detrás de su apertura estilística la fascinación, propia de un turista diletante (recordemos que fueron estudiantes en la universidad de Columbia, una de las más elitistas de EE UU), por una idea simplificada y superficial del pop africano, que sólo atiende a su exótico colorido. Eso sí, ellos parecen ser conscientes de su resbaladiza posición o, al menos, eso apuntan en el estribillo de “Cape Cod Kwassa Kwassa”. ¿Qué nos ofrecen finalmente? Una más que estimable colección de canciones pop. El comienzo del disco, con “Mansard Roof”, “Oxford Comma” y “A-Punk” es de quitarse el sombrero.

He de decir que en estos momentos el disco me parece bastante más que “una más que estimable colección de canciones pop”. De hecho, me han ganado casi totalmente. Lástima que me los vaya a perder en el Primavera, pues tocan el jueves y no llegaré hasta el viernes.

Woofah#2

Posted in Uncategorized by Iván Conte on mayo 16, 2008

Woofah, el fanzine/revista londinense centrado en reggae, dubstep y grime, totalmente autofinanciado -no hay ni un solo anuncio publicitario, y no hay declaración de principios más contundente- llega a su segundo número consolidando lo iniciado en el anterior, y poniéndonos los dientes largos por lo que todavía está por llegar. La revista, que es el resultado del esfuerzo colectivo de numerosos y destacados bloggers británicos, nació con la intención de retratar el presente musical sin olvidarse en ningún momento del pasado. Y es en ese equilibrio temporal en donde reside el principal valor de la revista. Así, por ejemplo, en este segundo número describen la persecución policial a la que ha sido sometido el grime en los últimos años, hasta el punto de hacer casi imposible la celebración de eventos en la capital inglesa. Este hecho ha tenido al menos una consecuencia muy importantes para entender el estado actual de la escena grime; la escasez de actuaciones en directo ha hecho que los artistas se vuelquen en la grabación de mixtapes, sin duda la principal seña de identidad del género en el 2007 y en el 2008. Se trata de mixtapes que están levantando auténticas polvaredas, hasta el punto de que The Wire dedica una página entera a la crítica del Soulfood Volume 3 de Trim y el The Truth de Riko en su número de junio de este año. Ni álbums -el medio con el que se intentó el acceso al mainstream sin mucho éxito con la excepción de Dizzee Rascal– ni singles; el mixtape es el medio adecuado para la expresión de los MCs ya clásicos y las jóvenes generaciones, retratadas también aquí en un artículo en el que se destaca a Chipmunk -¡de tan solo 16 años!- Little Dee y Griminal. La existencia de una segunda generación es una prueba del impacto a largo plazo que está teniendo el grime, a pesar de que sigue siendo una música invisible para los medios más importantes a excepción de Wire, Fact, la columna mensual en Pitchfork y poco más. Claramente, el grime ha tenido una plataforma de difusión muy clara en los blogs, como medio alternativo a una prensa escrita en cierto modo anquilosada, y por eso es comprensible que sean precisamente bloggers los que estén sacando este ambicioso proyecto adelante. Como contraste a la rabiosa juventud de Chipmunk y demás, en portada aparece un reflexivo Durrty Goodz, autor de Axiom, un EP con un listado de canciones (nueve canciones más un tema oculto) y una duración más propia de un LP, cuyo impacto ha sido tal que muchos ya lo ponen a la altura del Boy In Da Corner de Dizzee Rascal como mejor disco de grime jamás hecho. Argumentos no faltan para defender esta idea, precisamente, pero de este disco y de esos argumentos quiero hablar con calma en otro momento, así que no diré más aquí. Completa la mirada al presente una entrevista con Scuba con motivo de su disco A Mutual Antipathy.

En lo que se refiere al pasado, destacan la retrospectiva a Ninjaman y sendas entrevistas a los influyentes Shut Up And Dance y al divertidísimo y encantador Tippa Irie, a quienes muchos habrán descubierto por la canción que ha metido en ese documento histórico que es el recopilatorio An England Story. Completan el número una sección de críticas de discos que servirá para estarse entretenido hasta la edición del tercer número de esta revista, además de la crónica de un encuentro con final accidentado entre Linton Kwesi Johnson y Paul Gilroy en torno al concepto de africanismo en la música popular del siglo XX, y sendas críticas de la película Babylon y del imprescindible libro Dub, de Michael Veal.

Es imposible hacer justicia a todo lo que he aprendido sobre reggae, grime y dubstep con este número de Woofah, cuyo valor como documento histórico es incuestionable. Gracias a ellos, es posible atisbar que la realidad musical en el Reino Unido es muy distinta y mucho más interesante que como nos la cuentan desde otros medios “oficiales”. Así que no dudéis en compraros este segundo número cuanto antes en este link, que el primero se agotó en un abrir y cerrar de ojos. Y a esperar ese tercer número, en el que prometen que habrá ni más ni menos que una historia del dub británico.

Tagged with: , , ,