Redux

Vídeo: Games ‘Shadows in Bloom’

Posted in hypnagogic pop, vídeos by Iván Conte on enero 5, 2011

Alguna vez ya he dicho que el hypnagogic pop no es una visión irónica del mainstream de los ochenta, porque no consiste en guiños huecos, aquel dudoso argumento post-moderno del ‘es-tan-malo-que-es-bueno’, y del mismo modo se podría decir que no estamos ante un revisionismo histórico, porque no se trata tanto de ponerse a reivindicar a, pongamos por ejemplo, Sandra, sino de explorar como los significantes sonoros más fácilmente reconocibles de aquella década ocultan significados diferentes a aquellos con los que los solemos asociar. El vídeo que el interesante Weirdcore (responsable también de las imágenes del último disco de M.I.A.)  ha hecho de ‘Shadows in ‘ puede ayudar a entender todo esto: en él vemos imágenes publicitarias de los ochenta, pero manipuladas para que, en vez de ojos, veamos palabras y símbolos en los rostros de la gente. En el momento más obvio del vídeo, vemos a tres sonrientes azafatas portando en sus rostros el mensaje ‘She grinned vacantly’, que desactiva el propósito original de esas imágenes de mostrar a gente sonriendo para vendernos algo, mostrando el artificio detrás de estas sonrisas. En cierto sentido, se trata de una acción situacionista, revelando así una grieta en el discurso triunfalista capitalista de los ochenta que nos permite ver el vacío que hay detrás. No hay que olvidar que esta insistencia con las sonrisas no es un método nuevo de criticar al mainstream, como Peter Shapiro ya explicó de manera reveladora en un artículo que ya es un clásico absoluto, titulado ‘Smiling Faces Sometimes: Soul music’s grinners versus the backstabbers‘. Aunque, como David Keenan advierte en el número de enero de la Wire, el término hypnagogic pop se está empezando a usar con mucha manga ancha para referirse a cualquiera cuya música recuerde a la de los ochenta, es interesante tener en cuenta que gente como Daniel Lopatin, James Ferraro o Rangers nunca hacen una reproducción nostálgica del mainstream musical ochentero, sino que siempre introducen interesantes modificaciones mediante técnicas que pueden ir de la ralentización al emborronamiento del sonido, lo-fi mediante, que les permite articular su propia visión de la década en la que fueron niños o adolescentes, sin caer en las trampas del discurso oficial que aquella música sostenía.

Anuncios

Rangers – ‘Suburban Tours’

Posted in hypnagogic pop, LPs by Iván Conte on diciembre 2, 2010

Si aceptamos los cincuenta como la década en la que los suburbios –con el significado de barrios de clase media estadounidense- eclosionaron como quintaesencia del estilo americano, al tiempo que el referente más transparente del conservadurismo estadounidense, no debería sorprender la fijación que también se tuvo alrededor de este entorno en otra década conservadora como fue los ochenta, ya sea desde la nostalgia de Steven Spielberg o la subversión en el caso de David Lynch. Este año, en el comienzo de lo que promete ser otra década conservadora, han salido al menos dos discos que giran en torno a la idea de los suburbios. El que se ha llevado todas las portadas ha sido el de Arcade Fire, pero lo de Rangers en este Suburban Tours es mucho más interesante.

Su sonido se puede encajar con -¿demasiada?- facilidad en el pop hipnagógico, aunque según lo leído en alguna entrevista, el carácter lo-fi de esta grabación se debe más a limitaciones de equipo que a un principio estético. Algo más animado que muchos de los discos más representativos del pop hipnagógico, su pop-rock de fm con toques funk es una evocación de los suburbios como entorno frio, pero también como un lugar al que echar de menos, un lugar humanizado y lleno de recuerdos, al fin y al cabo: recordemos que este disco surgió como un intento por parte del líder de Rangers de recordar con la música su Dallas natal, tras mudarse a San Francisco. Y es aquí donde toma la delantera a otras bandas, ya que mientras la idea de suburbio se ha venido tomano como representación de la angustia existencial de la clase media blanca, Rangers consigue lo que Ballard en sus novelas: demostrar que hasta en los contextos más deshumanizados -¡esa portada!- uno puede sentirse cómodo. No es una sumisión a lo que representan los suburbios, sino una zona de claroscuros entre la añoranza y la angustia, en donde conviven cristalinas melodías de guitarra que en ocasiones recuerdan al indie de los ochenta -¿no suena ‘Bel Air’ al post punk de grupos escoceses como Orange Juice o The Associates?-  ritmos oscuros, sintes metálicos, loops repetitivos o la libertad de la guitarra. Cuando se combinan todos estos aspectos en la misma canción, es cuando el disco alcanza sus mejores momentos, como en ‘Out Past Curfew’, ‘Woodland Hills’ o en la casi krautrock ‘Ross Downs’ que reimaginan el mainstream musical de los ochenta como un nuevo, inquieto, inquietante pero también emocionante underground listo para hablar hacer un ejercicio de psicogeografía en EEUU equivalente al llevado a cabo por gente como Burial en Inglaterra. Desde la primera canción hasta la luminosa ‘Airport Lights’ final, que recuerdan a otro referente del post punk como es el Bowie de su etapa germana, este es un gran disco.

Tagged with: