Redux

Kristin Kontrol – ‘X-Communicate’

Posted in italo by Iván Conte on marzo 23, 2016

Realmente interesante, el volantazo estilístico de Dee Dee. Pero tengo que explicar por qué me parece tan curioso precisamente a mí. Dum Dum Girls nunca me han llamado la atención, me ha podido el prejuicio de pensar que es el tipo de banda de relleno en webs tipo Pitchfork y festivales tipo Primavera Sound. Esos grupos que nunca conseguirán ocupar las primeras líneas del cartel, y que si te los encuentras en un escenario ni sales huyendo ni tampoco resultan especialmente memorables. No ayudaba el hecho de que se etiquetase a Dum Dum Girls como rock garajero, algo que no me resulta precisamente atractivo.

¿Prejuicios míos, o consecuencia de haber escuchado carretadas de grupos con descripciones similares que no me han dejado ninguna huella? El caso es que estaba yo tranquilamente ignorando a Dum Dum Girls cuando la líder del grupo se descuelga con un impecable ejercicio de revival italo pop. Soy consciente de que muchos podréis decir que también habéis escuchado carretadas de grupos de revival italo-pop en los últimos años sin que os dejen huella (aunque yo creo que si atendemos a una supuesta ratio, ganan los garajeros por goleada). Y es que a mí un italo-pop bien hecho me toca en todos los sitios donde me tiene que tocar, empezando por los pies.

Si hiciésemos una lista con los ingredientes que me espero en un temazo de este estilo, ‘X-Communicate’ consigue poner una cruz al lado de cada uno de ellos; bajos estroboscópicos, atmósfera de frescor veraniego, un hábil estribillo con el puntito justo de euforia, e incluso ese guiño a New Order final que quizás es un poco demasiado obvio. Con géneros que tenemos ya tan codificados es muy difícil escuchar algo publicado ahora y que suene fresco. Hace falta un dominio de la estructura y las dinámicas internas que, al menos en este adelanto hay que reconocer que Kristin Kontrol tiene. Si el resto del disco va a ser así, y como se publicará en mayo, quizás ya tenemos álbum para escuchar en verano. Eso sí, las comparaciones con la Madonna de mediados de los ochenta me resultan un tanto inadecuadas. A mí me recuerda más a… ¡Sandra! (¡Toma guilty pleasure!, su primer álbum me parece estupendo). Ahí van tres minutos y cincuenta segundos de felicidad de discoteca veraniega entre las dos y las cuatro de la madrugada.

Tagged with: ,