Redux

30 Eps / singles / maxis del 2010

Posted in electrónica, EPs, funky house, hardcore continuum, hauntology, juke, listas, singles by Iván Conte on diciembre 19, 2010

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1. RAIME EP

2. SHACKLETON Man on a String Parts 1 & 2

 

 

 


3. T++ Wireless

 

 

 


4. GIRL UNIT Wut

 

 

 


5. RAMADANMAN EP

 

 

 


6. MOSCA Square One

 

 

 


7. DEADBOY If U Want Me

 

 

 


8. GAMES That We Can Play

 

 

 


9. JAMES BLAKE Limit to Your Love

 

 

 


10. L-VIS 1990 Forever You

 

 

 


11. DJ NATE Hatas Our Motivation

 

 

 


12. BROADCAST & THE FOCUS GROUP Familiar Shapes and Noises

 

 

 


13. HYPE WILLIAMS Do Roids & Kill E’rything

 

 

 


14. RAMADANMAN Fall Short / Work Them

 

 

 


15. DJ RASHAD Itz Not Rite

 

 

 


16. ADDISON GROOVE Footcrab

 

 

 

 

17. MR MAGEEKA Different Lekstrix

 

 

 


18. JAMES BLAKE Klavierwerke

 

 

 


19. PANGAEA Pangaea

 

 

 

 

20. BELBURY POLY & MOON WIRING CLUB Youth and Recreation

 

 

 

 

21. ILL BLU Bellion / Dragon Pop

 

 

 


22. PARIAH Safe Houses

 

 

 


23. KYLE HALL Must See

 

 

 


24. DVA Just Vybe / Step 2 Funk

 

 

 


25. THE ADVISORY CIRCLE & HONG KONG IN THE 60s Cycles and Seasons

 

 

 


26. BALAM ACAB See Birds

 

 

 


27. JOKER Tron

 

 

 


28. HYETAL Phoenix / Like Silver

 

 

 


29. JAMES BLAKE Cmyk

 

 

 


30. UNTOLD Stereo Freeze / Mass Dreams of the Future

 

DJ Roc – The Crack Capone

Posted in electrónica, juke, LPs by Iván Conte on diciembre 7, 2010

El principal motivo por el cual Planet Mu ha sido uno de los sellos más interesantes durante el 2010 -según Fact– tiene que ver con el hecho de que apostaron, y acertaron, con la edición discográfica fuera de EEUU de discos de juke. El juke, que es el último paso en la evolución de la música electrónica de Chicago, combinando elementos de  (ghetto) house, Miami bass, hip hop y R’n’B, tendría un lugar de honor en el repaso del 2010 aún sin la labor del sello Planet Mu, debido a su impacto a ambos lados del atlántico en discos esenciales como el King Night de Salem o el ‘Wut’ de Girl Unit, pero han sido discos como The Crack Capone los que han permitido centrar la atención en DJs como el propio Roc o DJ Nate, a través de cuyos discos se puede atisbar el presente, pasado y futuro de uno de los sonidos más excitantes del planeta en estos momentos. Y eso aún teniendo en cuenta las comprensibles reservas de Andrew Nosnitsky en el número de octubre de la Wire, en donde protestaba por la edición de estos discos por primar a un solo autor frente al carácter eminentemente colectivo del juke y que, por tanto, ofrecen una visión incompleta del mismo. Quizás sea cierto, así como también es posible que el juke se debería escuchar en formato mixtape, que es lo que más se acerca al modo en que es experimentado por su público natural, formado por cierto en su mayor parte por bailarines de footwork, el equivalente al breakdance en el juke. Por tanto, estamos ante una música funcional, que cambia para acomodar nuevos pasos de baile. Pero esto no quiere decir que desde el juke no puedan salir discos disfrutables a pesar de la descontextualización, pues las mismas reservas se podían expresar con respecto al hip hop en sus inicios y, sin embargo, nadie dudaría ahora que el paso a formatos que le eran en principio ajenos como el single o el LP fueron un rotundo éxito.

Así las cosas, The Crack Capone –Crack se refiere a su modo de mezclar- es un más que sólido disco, enm realidad imprescindible para entender el 2010 en toda su complejidad. Y complejidad es precisamente lo que se esconde en estos 20 cortes de entre apenas dos y tres minutos de duración, en los que se suceden los momentos climáticos a un ritmo vertiginoso más allá de los 150 bpm. La complejidad es, aquí, doble: por un lado horizontal mediante los inesperados y constantes cambios de tempo que hacen que se tenga la sensación de ir avanzando a trompicones y que sin duda están ahí como un reto para los bailarines y que convierten su escucha atenta en un ejercicio agotador, y por el otro vertical mediante la acumulación de ritmos, samples que definen el carácter –exultante y/o emocionante- de muchos de los temas, voces troceadas y sintes. Y entre toda la complejidad, también hay espacio para el silencio, de modo que el juke según DJ Roc es algo escueto  y austero al mismo tiempo que frenético, urgente y crudo debido al hecho de haber escapado de casi todos los radares mainstream o underground a lo largo de sus dos décadas de desarrollo en la ciudad estadounidense.

Entre lo nás destacado de The Crack Capone se encuentran temas como ‘Let’s Get It Started’, con su magistral uso del silencio y samples de algo tan trillado como la sintonía de The Twilight Zone, las infiltraciones en el mainstream, samples de Kid Cudi y Lady Gaga mediante en ‘IMake Her Say’, el sedoso acento R’n’B de ‘I Can’t Control the Feeling’,  el exabrupto de ‘Fuck Dat’, la reducción a la mínima expresión de ‘Girl When You Dance’, compuesta casi exclusivamente de ritmo, sample vocal y línea de bajo, la referencia al propio proceso en ‘Make Crack Like This’, o la emocionante ‘Take His Ass Out’.

Hay tantas cosas interesantes en este disco que, aún ofreciendo supuestamente una visión parcial del juke resulta uno de los más importantes del 2010 debido a que será la primera exposición a dicho sonido para miles de personas, sobre todo en el continente europeo. Qué repercusiones tendrá esto en la música solo lo sabremos durante los próximos meses, aunque teniendo en cuenta que en Pitchfork veían huellas del juke hasta en el mismísimo My Beautiful Dark Twisted Fantasy, tenemos juke para rato y probablemente lo escucharemos todavía en muchas más partes durante el 2011. Lo dicho: el pasado, presente y futuro de la música pasan, entre otros, por este disco.

Girl Unit – Wut

Posted in Uncategorized by Iván Conte on noviembre 7, 2010

Frente a los agoreros que insisten en la falta de interés de la escena electrónica británica en los últimos años, y en particular en la ralentización en el ritmo innovador de la denominada de modo genérico bass music, de su viraje conservador -dicen ellos- al patrón rítmico del house, resulta reconfortante comprobar cómo año tras año surge al menos un single tan contundente que permite acallar, al menos momentáneamente, la mayoría de esas voces. En el 2oo9 ese papel recayó en manos de gente como Joker (‘Digidesign’), Joy Orbison (‘Hyph Mngo’) o Guido (‘Orchestral Lab’), entre otros, mientras que en el 2008 fue el turno de Kyla (‘Do You Mind?’) o Darkstar (‘Need You’), y ahora en el 2010 es el productor londinense que se esconde tras el alias de Girl Unit quien se encarga ahora mismo de llevar la antorcha con un single de esos con pinta de himno, capaces de captar la atención del oyente desde el primer segundo, de emocionarle e invitarle a bailar.

‘Wut’, el tema en cuestión, ya llevaba rondando por internet unos cuantos meses antes de su edición precipitada para evitar que los djs pinchasen versiones ripeadas directamente de la radio, una anécdota que explica a la perfección la expectación alrededor de este lanzamiento llevado a cabo por Night Slugs, el sello propiedad de Bok Bok y L-Vis que este año también se ha situado en la vanguardia, adelantando al todopoderoso -pero algo titubeante este año- Hyperdub. Es interesante tener en cuenta que mientras Hyperdub se ha especializado en lanzamientos más ‘serios’, llegando al clímax con el definitivamente arty y en parte por eso algo soso disco de Darkstar, Night Slugs tira más por el lado de la fiesta. Que ellos hayan sido quienes hayan tirado del carro este año es especialmente interesante porque parecería indicar un, siempre de agradecer, viraje de la experimentación hacia territorios más lúdicos. De hecho, a pesar del gran peso de los sintes mastodónticos en su música, el hecho de que Girl Unit contenga en su nombre la palabra ‘chica’, o de que en ‘Wut’ la ciencia vocal a partir de líneas vocales R’n’B recuerde a la del UK Garage, parecen confirmar un desplazamiento del peso en la balanza hacia la parte femenina ya intuido en el Funky House, siguiendo la teoría de Simon Reynolds según la cual la electrónica británica oscila entre períodos en los que la masculinidad y la feminidad se alternan como fuerza principal.

Lo que hace de ‘Wut’ un tema tan destacable, que lo distingue del resto de las producciones de Girl Unit, es su luminosidad, su capacidad para provocar euforia con sus sintes de neón, sus voces recortadas y agudas e incluso algún que otro bocinazo dispuesto estratégicamente para subrayar los momentos climáticos de la canción, en los que sintes, voces, ritmo y sirenas se precipitan a la vez. Es indudable, e incluso deseable, que esto tiene un gran potencial para cruzar los límites de su público potencial alcanzando el mainstream. Independientemente del público que finalmente logre atraer este tema, es indudable que la primacía absoluta de los sintes en este tema  revela un interés común con el hypnagogic pop practicado por Oneohtrix Point Ever entre otros en el uso de los mismos en el hip hop estadounidense de los noventa y la pasada década, que así se ha afianzado como una de las principales influencias en el underground británico y estadounidense.