Redux

30 Eps / singles / maxis del 2010

Posted in electrónica, EPs, funky house, hardcore continuum, hauntology, juke, listas, singles by Iván Conte on diciembre 19, 2010

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1. RAIME EP

2. SHACKLETON Man on a String Parts 1 & 2

 

 

 


3. T++ Wireless

 

 

 


4. GIRL UNIT Wut

 

 

 


5. RAMADANMAN EP

 

 

 


6. MOSCA Square One

 

 

 


7. DEADBOY If U Want Me

 

 

 


8. GAMES That We Can Play

 

 

 


9. JAMES BLAKE Limit to Your Love

 

 

 


10. L-VIS 1990 Forever You

 

 

 


11. DJ NATE Hatas Our Motivation

 

 

 


12. BROADCAST & THE FOCUS GROUP Familiar Shapes and Noises

 

 

 


13. HYPE WILLIAMS Do Roids & Kill E’rything

 

 

 


14. RAMADANMAN Fall Short / Work Them

 

 

 


15. DJ RASHAD Itz Not Rite

 

 

 


16. ADDISON GROOVE Footcrab

 

 

 

 

17. MR MAGEEKA Different Lekstrix

 

 

 


18. JAMES BLAKE Klavierwerke

 

 

 


19. PANGAEA Pangaea

 

 

 

 

20. BELBURY POLY & MOON WIRING CLUB Youth and Recreation

 

 

 

 

21. ILL BLU Bellion / Dragon Pop

 

 

 


22. PARIAH Safe Houses

 

 

 


23. KYLE HALL Must See

 

 

 


24. DVA Just Vybe / Step 2 Funk

 

 

 


25. THE ADVISORY CIRCLE & HONG KONG IN THE 60s Cycles and Seasons

 

 

 


26. BALAM ACAB See Birds

 

 

 


27. JOKER Tron

 

 

 


28. HYETAL Phoenix / Like Silver

 

 

 


29. JAMES BLAKE Cmyk

 

 

 


30. UNTOLD Stereo Freeze / Mass Dreams of the Future

 

Belbury Poly ‘From an Ancient Star’

Posted in Uncategorized by Iván Conte on febrero 27, 2009

f

En los últimos años el sello británico Ghost Box ha cumplido la función de eso que los angloparlantes denominan Critic’s Darling, algo así como la favorita de la crítica, o de cierto sector de la crítica capitaneado por Simon Reynolds y Mark Fisher entre otros, quienes se encargaron de difundir el envoltorio teórico que ellos mismos fueron construyendo en sus blogs o en algún que otro artículo de la revista Wire. Resultaría muy comlicado resumir en unas pocas palabras o frases ese sustrato teórico sobre el que se sustentan los discos editados en este sello, así que por el momento vamos a contentarnos con señalar un par de cosas para que os hagáis una idea, como que el nombre que se ha dado a esta teoría es el de hauntology -a partir de un término de Derrida– y que funciona como una reflexión que intenta evitar caer en la nostalgia a la hora de fijarse en unas constantes estéticas muy determinadas que surgieron en Inglaterra en los sesenta y en los setenta, visible musicalmente en la música del BBC Radiophonic Workshop o en la library music, y visualmente en la estética de los documentales con fines educativos creados desde las instituciones británicas. Por supuesto, todo esto es mucho más complejo. Es algo que, a algunos críticos como los anteriormente mencionados, les ha servido para hacer algo muy interesante; plantearse su propia relación con su identidad individual y colectiva, cómo esta se formó para una determinada generación con unos referentes muy concretos, y cómo estos referentes siguen teniendo vigencia en estos momentos, de una manera que no deja de resultar extraña, misteriosa y fantasmal, de tal modo que cualquier atisbo nostálgico queda contrarrestado por esa atractiva sensación de extrañamiento que transmite la música y las imágenes del colectivo de gente que ha ido reuniendo el sello Ghost Box fundado por Julian House -le conoceréis por sus portadas para Broadcast, entre muchos otros- y Jim Jupp -el propio Belbury Poly.

El día que se editó From An Ancient Star, el nuevo disco de Belbury Poly, se publicó una crítica en The Guardian en la que el critico otorgaba al álbum una valoración de cinco estrellas, marcando el momento culminante en cuanto a exposición mediática del sello hasta el momento, y provocando que algunos se planteasen si el sello estaba listo para pasar a un público más amplio, sobre todo si tenemos en cuenta que el disco de The Advisory Circle del pasado año, también publicado por Ghost Box, estuvo en multitud de listas de lo mejor del año, incluída la de este blog (concretamente en el puesto número 5 de la lista de mejores discos del 2008). Así que, cinco años después de la creación del sello, con pasos lentos pero seguros, se ha convertido en uno de los referentes más sólidos para entender la música más inquieta en el Reino Unido, una música que se debate entre la evocación del pasado para entender la identidad del presente, y una música que se situa en un punto intermedio entre la creada por el BBC Radiophonic Workshop y el extraño folk entre preciosista y alucinado de la banda sonora de The Wicker Man.

Llegados a este punto, era lógico pensar que al sello le amenazaba el estancamiento de ideas, así que ha sido una agradable sorpresa, aunque un tanto desconcertante en un principio, comprobar que el nuevo disco de Belbury Poly introduce nuevos referentes sin trastocar ninguno de los pilares fundamentales sobre los que se sustenta el sello. Los discos anteriores publicados por el sello recreaban, con estética CD-ROM -los cds no vienen con contraportada, algo que escandaliza a los que preferirían ver estas referencias en vinilo sin captar el mensaje de que el sello huye de la fiel recreación nostálgica de una estética pasada- el diseño gráfico característico de las ediciones clásicas de la editorial Penguin.  En From An Ancient Star se introducen nuevas inquietudes temáticas que se superponen a otras como son la recreación de un universo paralelo y misteriosamente parecido al del Reino Unido,  como por ejemplo la idea de que los extraterrestres visitaron la Tierra hace mucho tiempo -idea que de algún modo me hace pensar en Julian Cope. Pero lo más interesante es que, musicalmente, From An Ancient Star es un disco muy  sólido, uno de los mejores del sello, se nota que Jim Jupp ha invertido mucho tiempo y cuidado para que en este álbum pudiese manejar a su antojo y con total seguridad todos los referentes que han caracterizado sus discos anteriores, pero con un atractivo melódico todavía más subrayado y con nuevos ingredientes como la pulsación disco que aparece intermitentemente  y que ofrece una vertiente más física a sus grabaciones, o las técnicas de creación de espacio sonoro del dub que encajan realmente bien en un tipo de música como este que intenta reproducir un espacio ficticio. En definitiva, belbury Poly han vuelto a engrasar la maquinaria de Ghost Box, de un sello con un marcado caracter arty, para que siga brillando en todo su esplendor. Uno de los indiscutibles álbumes que han marcado el arranque del año.

Tagged with: ,