Redux

30 Eps / singles / maxis del 2010

Posted in electrónica, EPs, funky house, hardcore continuum, hauntology, juke, listas, singles by Iván Conte on diciembre 19, 2010

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1. RAIME EP

2. SHACKLETON Man on a String Parts 1 & 2

 

 

 


3. T++ Wireless

 

 

 


4. GIRL UNIT Wut

 

 

 


5. RAMADANMAN EP

 

 

 


6. MOSCA Square One

 

 

 


7. DEADBOY If U Want Me

 

 

 


8. GAMES That We Can Play

 

 

 


9. JAMES BLAKE Limit to Your Love

 

 

 


10. L-VIS 1990 Forever You

 

 

 


11. DJ NATE Hatas Our Motivation

 

 

 


12. BROADCAST & THE FOCUS GROUP Familiar Shapes and Noises

 

 

 


13. HYPE WILLIAMS Do Roids & Kill E’rything

 

 

 


14. RAMADANMAN Fall Short / Work Them

 

 

 


15. DJ RASHAD Itz Not Rite

 

 

 


16. ADDISON GROOVE Footcrab

 

 

 

 

17. MR MAGEEKA Different Lekstrix

 

 

 


18. JAMES BLAKE Klavierwerke

 

 

 


19. PANGAEA Pangaea

 

 

 

 

20. BELBURY POLY & MOON WIRING CLUB Youth and Recreation

 

 

 

 

21. ILL BLU Bellion / Dragon Pop

 

 

 


22. PARIAH Safe Houses

 

 

 


23. KYLE HALL Must See

 

 

 


24. DVA Just Vybe / Step 2 Funk

 

 

 


25. THE ADVISORY CIRCLE & HONG KONG IN THE 60s Cycles and Seasons

 

 

 


26. BALAM ACAB See Birds

 

 

 


27. JOKER Tron

 

 

 


28. HYETAL Phoenix / Like Silver

 

 

 


29. JAMES BLAKE Cmyk

 

 

 


30. UNTOLD Stereo Freeze / Mass Dreams of the Future

 

Anuncios

El bashment jamaicano se fija en el UK funky house

Posted in funky house by Iván Conte on mayo 20, 2009

Una de las mejores y más interesante entradas de las que  he leído recientemente en los blogs que frecuento es la de Gabriel Heatwave acerca de las conexiones entre el funky house británico y el bashment jamaicano. Para ser más exactos, Gabriel explica muy bien en esta entrada cómo es posible –no es seguro, por tanto, aunque parece bastante probable- que los ritmos cálidos y elegantes, inspirados en el patrón rítmico de la soca y trabajados sobre la plantilla del 4/4 del house que caracteriza al funky house esté calando en Jamaica.

Como prueba ofrece toda una serie de canciones en las que se evidencia ese supuesto interés de Jamaica por lo que se hace en Londres. Para los detalles os remito a la mencionada entrada. No voy a repetir aquí, por tanto, lo que él ya explica muy bien, aunque sí que merece la pena recordar que toda la música más o menos relacionada con el hardcore continuum no ha tenido un gran impacto en la música caribeña, a pesar de que en dirección inversa la influencia ha sido muy importante y constante.

Sin duda, el funky house está en pleno proceso de transformación. Su buena salud y su efervescencia están evidenciadas por las discusiones internas acerca de qué direcciones estilísticas debe tomar esta música. El debate se centra en determinar si debería sonar más áspero y con MCs o más pulido y conformarse con ser una música instrumental, o con vocalistas más elegantes, más cercanos a los patrones vocales del house. Ni qué decir tiene que lo excitante del asunto es comprobar cómo ninguna de las dos líneas ha triunfado de momento, y de hecho todavía una no excluye a la otra en la mayoría de sesiones y mixes que se pueden escuchar por ahí.

En este contexto, el que gente como el jamaicano Aidonia aya puesto su voz a un tema de Crazy Cousinz, que es uno de los equipos de productores más reputados del género londinense, y la posibilidad que señala Gabriel en su entrada acerca del hecho de que sería un auténtico placer escuchar a Mavado, por ejemplo, cantando/rapeando sobre bases de funky house, muy posiblemente haría que la balanza se decantase, al menos en cuanto a visibilidad mediática, por las opciones más ásperas del funky house que, personalmente -y que conste que aquí ya hablamos de preferencias personales- es la que a mí más me gusta.

Paul Gilroy, que es uno de los que con mayor éxito han contribuido a explicar cómo se han transformado las relaciones postcoloniales entre las distintas poblaciones de origen africano en el Caribe, EEUU, África y Reino Unido, además de ser alguien que presta especial atención a cómo se manifiestan estas relaciones en formas culturales populares, ha dicho precisamente que lo que le atrae del funky house y de estos intercambios mencionados en párrafos anteriores es que evidencian que los jóvenes de origen afro-caribeño en Inglaterra están estableciendo sus propias reglas acerca de cómo dialogar con su pasado caribeño y africano.

En este sentido, me parece muy significativo el caso de uno de los vocalistas de funky house más conocidos, Donaeo, quien el otro año popularizó un título cantando sobre una producción de Crazy Cousinz que tenía el revelador nombre de ‘African Warrior’. Las referencias a África no son excesivamente frecuentes –por decir algo- en el hardcore continuum, pero esta canción supuso una declaración de intenciones acerca del hecho de que la población de origen africano en Londres también tiene un peso cultural en estos tipos de música.

Este año, Donaeo ha vuelto a darnos otra canción memorable con ‘Party Hard’. Gabriel habla también de este tema en su entrada porque es uno de los que parece que están calando entre los seguidores y practicantes del bashment. De hecho, el propio Gabriel ha hecho un estupendo mix de este tema en el que participan Mcs británicos y jamaicanos (Danny English, Capleton y Vybz Kartel) proporcionando otro ejemplo más de los intercambios entre bashment y funky house.

La base de esta canción es una producción del canadiense Suges, cuyo uso por parte de uno de los vocalistas más populares del funky house me parece muy interesante por el uso que hace de los sintes, que van dando a la canción pinceladas de frialdad metalizada, cuando se supone que el ambiente del funky house es más bien caldeado. Estos sintes terminan pasando a primer plano hacia el final de la canción, al tiempo que desaparece la voz de Donaeo. Rítmicamente el tema es casi introspectivo, casi huraño, en contraste con el contenido festivo de la letra. Si no rítmicamente, sí desde luego en cuanto a textura, este tema me recuerda a la seriedad del Detroit primigenio. Al igual que ocurría con el synthpop, provoca una sensación de angustia urbana, que en conjunción con los ritmos representa muy bien el contraste de manejar influencias culturales afrocaribeñas en el contexto urbano británico.

Por supuesto, habrá que esperar y ver qué pasa con todo esto, y también sería deseable que Paul Gilroy explicase con más detalle cómo están cambiando las relaciones postcoloniales y qué efectos tienen en la cultura de las nuevas generaciones de descendientes de inmigrantes afrocaribeños en Inglaterra. Esta es otra de las líneas abiertas en el 2009  que hacen que no perdamos el interés en la música popular durante este año.