Redux

Posted in Uncategorized by Iván Conte on abril 9, 2012

Buen, interesante artículo sobre la presencia de los estates -esos bloques de pisos construidos en la Inglaterra de la posguerra como representación de los utópicos valores de la sociedad y el gobierno por aquel entonces- en algunos videoclips de las distintas bandas de Damon Albarn (Blur, Gorillaz, The Good, The Bad & The Queen).

Eso sí, la idea de repasar cómo estos emblemáticos edificios han sido representados en la música popular da para mucho más. Seguro que hay docenas más de ejemplos, pero el primero que se me vino a la mente fue  la portada del primer disco de The Streets, hecha por el fotógrafo Rut Blees Luxemburg en Hackney, y cuyo título -Towering Inferno- ya hace alusión a uno de los puntos mencionados por Josh Hall en su artículo para The Quietus: el cambio que se produjo en la mentalidad colectiva británica, que pasó de ver estos edificios como lugares en los que el afán original de crear vivas comunidades fracasó y, en su lugar, se convirtieron en un foco de delincuencia. Por otra parte, el uso de esta imagen para ilustrar las historias de realismo social  relatadas por Mike Skinner en “Original Pirate Material” hace pensar que sirve para situar geográficamente a las mismas, como si todas ellas les hubiesen sucedido a habitantes de este mismo edificio.

Y los efectos del impacto de estas construcciones se puede observar no solo en la música, pues estos edificios inspiraron a J.G. Ballard una de sus cumbres distópico-dantescas: la bacanal de violencia y regresión evolutiva relatada en Rascacielos es una consecuencia, según el escritor inglés, de vivir en un espacio de este tipo, algo que es ilustrativo de la creciente reacción en contra de estas construcciones por parte de los medios y la opinión general en la Inglaterra de los años setenta, precisamente cuando el denominado consenso de posguerra comenzó a resquebrajarse. Ballard, siempre estuvo muy atento a interpretar en clave catastrofista las señales de cambio en su sociedad, y la estrecha relación entre el entorno geográfico y la psicología colectiva.

Y por supuesto, hay que mencionar también  Attack the Block, rodada precisamente en Heygate, el bloque de edificios con el que empieza el artículo de The Guardian, y que está ahora mismo en proceso de derribo para  permitir la reurbanización/gentrificación de la zona, irresistiblemente cercana al centro de Londres. Es fácil darse cuenta de la importancia simbólica de estos edificios en la historia británica reciente: su desaparición significa también el carpetazo definitivo por parte del gobierno británico a cualquier cosa que recuerde al consenso de posguerra, en sintonía con la actual ola de neoliberalismo económico.

Postdata: curiosamente, justo el día antes de leer este artículo escuché de nuevo, tras mucho tiempo, el disco de The Good, The Bad & The Queen, pudiendo comprobar que el tiempo le está tratando muy bien. Fue mi disco del año en su momento y todavía podría defenderlo como uno de los mejores discos de los últimos diez o quince años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: