Redux

Maria Minerva: The problem of leisure, what to do for pleasure

Posted in Uncategorized by Iván Conte on abril 21, 2011

Entre su single en 100% Silk (el subsello orientado al dance de Not Not Fun), su álbum en formato casete y el adelanto de su nuevo disco previsto para el verano, Maria Minerva no solo ofrece una de las estéticas más sólidas y originales de lo que llevamos de año, sino que además se sitúa en el centro de muchos de los debates generados últimamente en torno al hypnagogic pop, sobre todo a raíz del artículo de Simon Reynolds sobre NNF en el número de mayo de la Wire, y estos excelentes artículos en el blog de la misma revista en los que Tony Herrington explora a conciencia las posibles implicaciones feministas e ideológicas de las elecciones estéticas, sonoras y visuales de Maria Minerva como representativas de algunos atisbos de compromiso político en el sello.

Está claro que Not Not Fun es un sello que se preocupa por tener una significativa representación femenina, algo que en el 2011 podría parecer que no debería ser sorprendente, pero desgraciadamente todavía lo es por lo poco habitual sobre todo en determinados contextos. Por supuesto, esto tiene que ver con el hecho de que el sello esté comandado por una mujer. A este respecto es muy clarificador lo que ha dicho Amanda Brown en la mencionada entrevista de la Wire:

Sí, me encantaría tener más [mujeres en el sello]. Me cabreo mucho si al revisar nuestro plan de publicaciones veo que no vamos a tener a ninguna mujer durante un tiempo. Pienso: ‘¿Qué es esto? ¡salgamos y encontremos a alguna mujer!’

Como resultado de esta sanísima actitud, tenemos al sello asociado con el hypnagogic pop que más discos de mujeres está publicando, pero como dije antes, parece que es Maria Minerva quien se está llevando la mayor atención de momento.

Primero llegó Noble Savage, el single para 100%Silk en el que ya se podían ver sus características más reconocibles. En primer lugar,  una voz entre distanciada y sugerente sumergida en reverb, extrañamente reminiscente al mismo tiempo de los experimentos vocales multipistas de Enya y la estética del Goth Pop de 4AD. En segundo lugar, ritmos simples pero imaginativos, que demuestran un interés por la música de baile de principios de los ochenta y principios de los noventa. Y finalmente, sintes cósmicos y planeadores en un segundo plano. Disko Bliss, el título de uno de estos temas, define muy bien el hedonista, incluso ligeramente lúbrico –entre el Italo disco y Soft Cell-,  tono de este EP. En contrapartida, Hagasuxzzavol es quizás el tema menos convincente, una especie de ethno techno que en parte recuerda a The Future Sound of London o The Orb pero también a Deep Forest.

En Tallin at Dawn, editado físicamente en formato casete,  puede que no haya temas tan contundentes, tan dirigidos a la pista de baile como los que se pueden escuchar en Noble Savage, pero a cambio consolida una textura sonora que acaba resultando inmediatamente reconocible. Suena más intimista y más escueta, en algunos aspectos cercana al post-pop amodorrado de Hype Williams y en otros al pop lisérgico y electrónico de Broadcast, con cuya cantante comparte una voz igualmente distanciada y misteriosa, aunque finalmente atractiva por esos mismos motivos.

Al igual que muchos otros compañeros de generación, Maria Minerva recuerda en su combinación de elementos de diversa procedencia (dub, shoegazing, post-rock, pop, música de baile…) al momento de agitación estilística del post punk, por eso creo que es algo injusto que se les acuse, como ocurre en las entradas del blog de la Wire que enlacé al comienzo, de hacer un pastiche estilístico. Más que eso, creo que esta generación se vale de un conocimiento extensivo de la historia de la música popular para repensar, mediante confrontaciones estilísticas en las que sonidos del mainstream y del underground son obligados a coexistir, las ideologías asociadas con determinados sonidos en la música popular, sobre todo en el caso de las procedentes de los años ochenta, década en la que la distancia entre el mainstream y el underground fue más abismal que nunca, y en la que, no lo olvidemos, la generación hipnagógica pasó su niñez y/o adolescencia.

En este sentido creo que Soo Good, el adelanto de su próximo disco titulado Cabaret Cixous, es ejemplar: con su cita a la teórica feminista Helene Cixous en el título del disco, recupera el interés por reflejar musicalmente la teoría y la filosofía, algo tan presente en el post-punk. Una conexión todavía  más obvia con el post-punk se puede observar en la cita en las letras de esta canción a Gang of Four (‘the problem of leisure, what to do for pleasure’), además de un excelente vídeo en el que explota los lugares comunes del soft-porn intelectual europeo. Soo Good parece anunciar el mejor trabajo de Maria Minerva hasta la fecha, al menos esta canción y el vídeo que lo acompaña son mis favoritos de entre todo lo que ha hecho hasta ahora. Aunque Tony Herrington se queja de que no está claro el posicionamiento de Maria Minerva, si el sonido de esta canción y las imágenes que la ilustran son una celebración irónica o un cuestionamiento de los lugares comunes del soft-porn, yo creo que ese es precisamente su atractivo, aún a pesar de que creo que es obvio, si contemplamos el conjunto de la obra hasta el momento de Maria Minerva y su publicación en Not Not Fun, que hay un interés por explorar las imágenes de la mujer en el pop y cómo estas están construídas por y para un público masculino, permitiendo así al oyente / espectador / voyeur plantearse cuál es su relación con este tipo de imágenes y sonidos.

Jamie Woon – Mirrorwriting

Posted in Uncategorized by Iván Conte on abril 19, 2011

Kode9 & Spaceape – Black Sun

Posted in Uncategorized by Iván Conte on abril 18, 2011

Fasenuova – ‘Vamos a bailar a la noche’

Posted in Uncategorized by Iván Conte on abril 13, 2011

Estoy muy entusiasmado con esta noticia: finalmente estos días se va a publicar A la quinta hoguera, el disco que Fasenuova llevaban años preparando, aumentando poco a poco la expectación gracias a sus tremendos conciertos. ‘Vamos a bailar a la noche’ es el single de presentación, un órdago de Korgs a ritmo de Electronic Body Music. Mucha atención que puede ser uno de los discos del año.

The Pack – ‘Vans’

Posted in Uncategorized by Iván Conte on abril 11, 2011

Recuperando los inicios de Lil B. Lo cierto es que empezó bien alto el chaval.

Por cierto ¿Habéis visto los contenidos del número de mayo de la Wire? es una locura, con tres artículos enormes: uno de ellos sobre Lil B, Odd Future, Main Attrakionz, Clams Casino etc, otro sobre el sello Not Not Fun, escrito por Simon Reynolds, y un tercero escrito por David Toop sobre el mellow soul (Marvin Gaye, Chi-Lites, etc.). No he leído todavía el artículo de Toop, ya es tarde, estoy cansado y quiero leerlo con calma, pero por lo que he leído por encima es un artículo de David Toop en plena forma. Y bueno, los otros dos artículos -que me leí seguidos casi sin distraerme tras cenar esa tortilla que cociné escuchando a Clams Casino, como comentaba en twitter-  capturan a la perfección el muy, muy, muy excitante momento musical del 2011. Esto es lo que tantas veces demandamos de la prensa escrita y tan pocas veces encontramos: artículos que van más allá de las novedades inmediatas y buscan una visión panorámica y más reflexiva sobre la actualidad junto a otros que buscan nuevas maneras de mirar al pasado.

Panda Bear – Tomboy

Posted in Uncategorized by Iván Conte on abril 11, 2011

Vídeo: Gang Gang Dance – Mindkilla

Posted in Uncategorized by Iván Conte on abril 10, 2011

Aunque en menor medida que el ‘Person Pitch’ de Panda Bear, el anterior disco de Gang Gang Dance también es uno de los más influyentes en la nueva generación underground estadounidense, eso que Simon Reynolds llama zones generation como referencia a la web Altered Zones. Como siempre, aquí hay muchos sintes y un ojo puesto en la electrónica británica, sobre todo el funky house en el ritmo. El vídeo es un horror, pero la canción está bien, a ver qué tal el resto del disco.

Clams Casino

Posted in Uncategorized by Iván Conte on abril 9, 2011

Parece que este tema ya es un clásico

Y en él se juntan dos de las personalidades más interesantes del hip hop reciente. De Lil B ya hablaré en otro momento, que da para mucho, pero hoy prefiero centrarme en Clams Casino, el autor de la base de este tema, que acaba de sacar una mixtape con algunas de sus producciones más celebradas. Curiosamente en esta selección no está ‘I’m God’.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vaya momento tan interesante por el que está pasando el hip hop en EEUU ¿verdad? Y todo tiene que ver con Internet, con la primera generación de productores que realmente ha crecido escuchando música probablemente de manera exclusiva a través de la red. Y qué perspectivas tan excitantes proponen. Entre Odd Future, Main Attrakionz, Casino, Lil B y muchos otros -podemos incluir también el RnB de The Weeknd- no nos vamos a aburrir en absoluto este 2011. Lo interesante va a ser ver cómo progresan sus carreras, el previsible éxito crítico de Tyler, The Creator, el más previsible aún éxito comercial de Frank Ocean, el culto alrededor de Lil B, etc. Están en la mejor posición para dominar el año musicalmente hablando, no me extraña que Flying Lotus haya tuiteado que aquellos que se quieran convertir en grandes raperos tienen que aprovechar este año.

Y sí, esta es una generación claramente influida por Internet. En primer lugar por el hecho de que se han dado a conocer a través de mixtapes gratuitas y un uso intensivo de youtube y redes sociales,  que parece que no es nada nuevo pero lo cierto es que nunca antes se había visto casos como estos en los que los contratos discográficos tradicionales casi parecen haber quedado obsoletos, a pesar de los flamantes contratos de Tyler, The Creator por XL y el propio Clams Casino por Tri Angle Records. En relación a este último caso, en el imprescindible blog Space age Hustle -que ha propuesto el término Cloud Rap, si queréis intercambiable por ambient rap, para agrupar a algunos de estos productores y en el que se pueden descargar mixtapes absolutamente esenciales para familiarizarse con este terreno- acaban de plantear la duda acerca de lo adecuado de estos contratos con sellos independientes. Es una cuestión interesante, ya que es más que probable que, por ejemplo, el disco de Clams Casino en Tri Angle Records no le reportará grandes beneficios económicos a pesar de que sí le hará llegar a un público todavía anclado en la idea de la edición de un disco en formato físico como un acontecimiento más importante que la edición de una mixtape de manera gratuita por Internet. Aún a pesar de que el vinilo sigue siendo mi formato favorito, conviene ir haciéndose a la idea de que cada vez habrá más discos editados en formato mixtape gratuita que no tendrán edición física, lo que no los hace menos importantes, especialmente en un contexto como el de Casino, Lil B y demás, en donde la hiperproductividad y la falta de autocontrol a la hora de poner en circulación su trabajo es otra característica de su liberación de los estándares de la industria discográfica. La consecuencia de esto, claro, es que seguir a esta gente se convierte en algo bastante complicado, de ahí la importancia de compilaciones como esta de Casino o las del blog Space Age Shuttle, aunque también hace que sus seguidores más acérrimos se vean continuamente gratificados por novedades de sus músicos favoritos y el conocimiento profundo de su producción.

Pero el interés de toda esta gente no radica solamente en la forma de editar música sino, obviamente, en la música en si misma. Hay varios términos propuestos por ahí, algunos usan based music, pero esta expresión se refiere más que nada a algunas características individuales de Lil B -por algo se lo inventó a él- y no me parece apropiado para referirse a todos ellos. Cloud Rap suena algo cursi y ambient rap parcialmente inadecuado porque aunque el ambient es una referencia indudable no es para nada la única. Pero bueno, seguro que con el tiempo una se usará más que las otras y esa será la que prevalecerá.

Lo llamemos como lo llamemos, en esta mixtape podemos encontrar algunos de los mejores ejemplos. Como muchas de ellas fueron usadas por Lil B, podría parecer que es uno de los productores clave en el sonido de Lil B, si no fuese porque éste ha rapeado sobre una gran variedad de productores aparte de Casino, incluyendo sus propias producciones, aunque es comprensible que esto ocurra porque las colaboraciones entre Lil B y Clams Casino se encuentran entre lo más conocido del trabajo de ambos, culminando con ‘I God’.

Esta colección de instrumentales es también otra prueba de la apertura del hip hop a otros terrenos emocionales y estilísticos, otra consecuencia del uso de Internet y el acceso instantáneo a cualquier tipo de música. En esa emoción es, precisamente, donde reside la clave y la magia de Casino, una emoción similar a la provocada por Burial y que aquí está presente en todos y cada uno de los temas de esta solidísima, coherente y estupenda mixtape. Más como esto, por favor.