Redux

Los mejores sellos del 2010 según Fact

Posted in hypnagogic pop by Iván Conte on noviembre 24, 2010

Como todos los años, los medios ya están metiendo presión con lo de las listas del año, cuando aún quedan unas cuantas semanas y todavía puede pasar cualquier cosa. Sin ir más lejos, ayer mismo se publicó el quinto disco de Kanye West, que está teniendo el mismo tratamiento –casi unánime: obra maestra- que tuvo el de Animal Collective el año pasado. De todos modos, está claro que hay algunas cosas que están  más o menos definidas, por eso no me parece apresurada la publicación, en Fact, de una lista sobre los mejores sellos del año. Y es, además, una lista muy acertada, porque los sellos que aparecen en las primeras posiciones han publicado el grueso de lo más interesante que he escuchado este año. De muchos de esos discos todavía tengo intención de hablar, pero por si acaso no tengo tiempo antes de sacar mis propias listas a finales de diciembre, aprovecho la ocasión para mencionarlos.

Empezamos, entonces, por el número uno, que es para Olde English Spelling Bee, decisión comprensible por ser el sello que más se asocia con el sonido más interesante desarrollado este año: el hypnagogic pop. En este sello se ha publicado el precioso disco de Julian Lynch, que redefine el folk estadounidense, y del que ya hablé en su momento, además de excelentes discos de Forest Swords (recomendados por un lector, ¡gracias!) y, por supuesto, de James Ferraro. El único problema que le veo a esta decisión es que me parece que editan demasiadas cosas, y algunas de ellas no pasan de ser meramente interesantes.

El segundo lugar es para Night Slugs, pero como de este sello ya hablé cuando comenté el single de Girl Unit, e incluso tengo un playlist en Spotify, paso al tercero, que es Mego, ¡Mego en el 2010! Pues sí, sobre todo por publicar una de las rotundas obras maestras de este año –el Returnal de Oneohtrix Point Never– además de otro disco que no le va a la zaga como es el de Emeralds, gracias a los cuales el sello europeo está viviendo una interesantísima segunda primavera, apertura estilística mediante.

El cuarto puesto es para Honest Jons, que al publicar Shangaan Electro nos entregó una de las recopilaciones del año, sin duda uno de los mayores impactos sonoros de los últimos meses. Los discos de Actress y T++, también editados por Honest Jons, sitúan al sello en la vanguardia de la exploración rítmica.

Aunque yo cambiaría el orden, no hay duda de que estos cuatro sellos han definido buena parte de lo que me ha gustado este año.  Fact pone en quinto lugar a Planet Mu,  aunque yo adelantaría algunos puestos un sello que se quedó algo más atrás, quizás por no agobiar con lo del hypnagogic pop. Hablo de Not Not Fun, sello que, personalmente, prefiero a Olde English Spelling Bee, y que nos ha dado memorables discos de psicodelia cósmica como los de Sun Araw, Dylan Ettinger o el encantador EP de LA Vampires con Zola Jesus.

Del resto del top 10 lo más reseñable es el bajón de Hyperdub, que ya he comentado por aquí, debido sobre todo a algún que otro decepcionante LP (Ikonika, Darkstar), y a que sus singles no han sido por lo general tan interesantes como en años anteriores. Aparte de Mego, otro sello rejuvenecido e incluido en la lista es R&S, que ha publicado uno de los celebrados EPs de James Blake, pero de este sí que tengo intención de hablar en breve y no diré más aquí.

Añadid a todo esto el poker de ases del mainstream negro estadounidense (Janelle Monae, Big Boi, The-Dream y Kanye West), convertidos en repoker con el as underground de Das Racist, y sale un año más que interesante. Os voy a decir más: en mi opinión, el más interesante en muchos años.

Anuncios

8 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. anhh said, on noviembre 24, 2010 at 12:41 am

    ¿Qué te parece “Suburban Tours” de Rangers? Parece que el único que lo reclama es Simon Reynolds, pero a mi me parece la joya de la corona en el pop hipnagógico. Un tipo que se muda de California a Inglaterra y decide grabarse una casete con música para pasar el invierno recordando/evocando/inventando donde antes vivía. Estilos de música solapándose como edificios en barrios de una ciudad, memorias adolescentes de escuchas de recopilatorios caseros y demás.

    Respecto a las listas de fin de año, a mi me da que este año podemos prescindir de ellas ¿no? La lista de lanzamientos en noviembre y diciembre, al menos en algunos géneros, genera miedo…

  2. Iván Conte said, on noviembre 24, 2010 at 1:13 am

    Al principio del año yo tenía la -creo que muy sana- intención de hacer una lista de no más de diez discos a final de año, pero claro, eso era antes de saber todo lo que iba a escuchar durante los siguientes meses. A día de hoy, tengo tranquilamente una docena de discos que podrían terminar el número uno -lo normal a estas alturas, en años anteriores, era tenerlo más o menos claro entre dos o tres discos- y, como bien dices, todavía quedan unos cuantos por escuchar. Incluso hasta un top 20 se me va a hacer corto, y realmente va a tener incluso menos sentido de lo normal ponerlos en orden. Pero lo voy a intentar al menos… solo espero no rendirme!

    En cuanto a lo de Rangers, he de decir que me he puesto con él al verlo en la lista de Reynolds, y estos días lo estoy escuchando bastante más que el de Kanye West. La entrada sobre “Suburban Tours” está en el horno, sí.

  3. tortu said, on noviembre 24, 2010 at 2:23 am

    Yo ayer estuve haciendo acopio por rate your music, que como ya se sabe empiezan pronto… 😛

    Mirando la lista de Fact quizas la ausencia que mas me duele es la de Numbers (Deadboy, SRC, Kavsrave, Mageeka, Jessie Ware)

    Quizas me sobren Stones Throw y Rush Hour. No me ha parecido un gran año para ninguno de los dos

    Otros sellos que me han gustado han sido Modern Love (Demdike Stare, Claro Intelecto, Andy Stott, Echospace), Sistrum (Leonid, Patrice Scott, Specter) Dial (Efdemin, John Roberts, Pawel), Hotflush (Sepalcure, Scuba, Mount Kimbie, Sigha, George Fitzgerald), Hessle (Pangaea, Ramadanman, James Blake), Sandwell District, A Made Up Sound, Horizontal Ground… y muchos mas que no recuerdo.

  4. Iván Conte said, on noviembre 24, 2010 at 11:40 am

    Otro dato a tener en cuenta es la cantidad de nombres que hemos mencionado de los que no sabíamos nada hace apenas dos años. Creo que es muy significativo.

  5. anhh said, on noviembre 24, 2010 at 12:03 pm

    “Añadid a todo esto el poker de ases del mainstream negro estadounidense (Janelle Monae, Big Boi, The-Dream y Kanye West), convertidos en repoker con el as underground de Das Racist, y sale un año más que interesante. Os voy a decir más: en mi opinión, el más interesante en muchos años”.

    Yo tengo un problema con esos discos, creo que son muy buenos pero nunca los escucho (incluyendo al de Erykah Badu)…

  6. Iván Conte said, on noviembre 24, 2010 at 12:13 pm

    A mí con el de Erykah Badu me pasa precisamente eso -no me pasaba con el anterior, que escuché durante mucho tiempo. ¿Y Drake? Me sorprende que haya tenido mejor aceptación que el 808s and Heartbreak de Kanye West, porque en cuanto a estética le debe casi todos los aciertos. Aún así, también lo he escuchado mucho durante el año.

  7. Carlos said, on diciembre 5, 2010 at 6:48 pm

    Y el de Forest Swords es el disco del año para Fact. Aunque bueno, a mí las listas de esa publicación, aún manejando parámetros que me son más cercanos al de otras publicaciones, siempre me parecen bastante discutibles.

    A Not Not Fun le veo un punto más terrenal que a Olde English Spelling Bee y eso me hace confiar más en ellos de cara al futuro, pero por otro lado ni lo de Zola Jesus con L.A. Vampires ni el “Make It Real” de Pocahaunted me acabaron de convencer. El de Sun Araw que comentaste el otro día desde luego sí. Buscaré lo de Dylan Ettinger, a ver que tal.

  8. Iván Conte said, on diciembre 7, 2010 at 12:51 am

    Estoy de acuerdo, Carlos. Es curioso cómo un año tras otro sus listas de mejores álbumes -sobre todo- me decepcionan: la selección es buena, pero siempre ponen de manera incomprensible discos buenísimos entre los últimos -el de Dylan Ettinger, sin ir más lejos- y discos que no son para tanto en las primeras posiciones. No es el caso de Forest Swords, que me parece un disco magistral a pesar de lo sorprendente de ese primer puesto en un medio que cubre, principalmente, música electrónica.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: