Redux

Shangaan Electro: New Wave Dance Music from South Africa

Posted in Uncategorized by Iván Conte on septiembre 21, 2010

El mainstream ha tenido que esperar al 2010 para que un sonido sudafricano, el de las vuvuzelas, se colase en el subconsciente colectivo, y aunque Shakira ha rentabilizado al máximo su visión caramelizada de la música africana, el verdadero seísmo este año lo ha provocado la cruda reinterpretación de la música de baile y la tradición musical africana llevada a cabo por los grupos y solistas incluidos en esta recopilación.

No es, ni mucho menos, la primera vez que desde África surge una música que se sirve de la tecnología y la música de baile para reverdecer su tradición–pensemos en los recientes kuduro o kwaito, por ejemplo- al tiempo que permite volver a insistir en la idea de la música de baile como una música negra que se retroalimenta desde todas las orillas del atlántico, tomando elementos del techno estadounidense o el hardcore continuum británico para construir un afrofuturismo rabiosamente digital, esencial para echar abajo visiones esencialistas y musicalmente conservadoras de África como último refugio de lo analógico. Si por algo África ha dejado su huella en la música de los últimos diez años ha sido precisamente por mirar insistentemente al futuro frente a una prensa occidental a la que parece costarle digerir cualquier música africana que no represente un idealizado pasado pre-tecnológico, a pesar de que, como digo, desde innumerables puntos del continente se han hecho algunas de las mejores, y más salvajes, aportaciones al futurismo sónico de los últimos tiempos.

En Shangann Electro podemos encontrar música frenética para ponerse del revés en la pista de baile, surgida de los barrios marginales sudafricanos –los mismos que, por ejemplo, se pueden ver en esa joya de la ciencia ficción africana que es District 9, tan interesante para ilustrar este tipo de música como Hijos de los Hombres lo fue para el dubstep- y cuyos rasgos principales son un patrón rítmico que dispara los beats por minuto hasta el límite de la hilaridad, de manera similar a como ocurrió con el happy hardcore en el Reino Unido a principios de los noventa, con el que también comparte la capacidad de contrastar la brutalidad de los ritmos con melodías con apariencia de juguete, así como voces –masculinas y femeninas, y en diferentes lenguas- que se articulan entre sí y con la música mediante un incansable e hipnótico patrón de llamadas y respuestas. Sobre este patrón, y aunque en este caso creo que es más conveniente hablar de un esfuerzo colectivo –de aquello que Brian Eno llamaba scenius- que de identidades individuales, se pueden observar rasgos particulares, como por ejemplo el tono soleado de Zinja Hjungwani, que da un respiro entre la brutalidad de beats afilados como el hielo hasta el punto de que permiten acordarse de las tempranas y gélidas y afiladas producciones de Wiley o Dizzee Rascal.

Shangaan Electro es uno de esos discos que funcionan como una fascinante puerta de entrada a una subcultura cuyos rasgos sorprenden por su frescura e innovación y que cuesta explicar apropiadamente sin conocerla desde dentro. Pero, sobre todo, es un disco que, aún permitiendo establecer claras líneas con el pasado, parece llegado desde el futuro o un mundo paralelo. Pura ciencia ficción sonora. No, una vez más, queda demostrado que en música no está todo dicho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: