Redux

Darkstar – ‘Gold’

Posted in Uncategorized by Iván Conte on septiembre 30, 2010

Qué curioso que a Darkstar en un principio se les etiquetase como dubstep, porque ‘Gold’ tiene que ver muy poquito con el dubstep, quizás lo suficiente, eso sí, para verles como una versión actualizada de los grupos de techno pop inglés más arties de principios de los ochenta. Me gustaría mucho que su disco les confirmase como una gran banda en esa tradición. Habrá que esperar unos pocos días más (el disco sale a mediados de octubre). Hoy por hoy me parecen lo más interesante / prometedor que hay en el sello Hyperdub.

Shangaan Electro: New Wave Dance Music from South Africa

Posted in Uncategorized by Iván Conte on septiembre 21, 2010

El mainstream ha tenido que esperar al 2010 para que un sonido sudafricano, el de las vuvuzelas, se colase en el subconsciente colectivo, y aunque Shakira ha rentabilizado al máximo su visión caramelizada de la música africana, el verdadero seísmo este año lo ha provocado la cruda reinterpretación de la música de baile y la tradición musical africana llevada a cabo por los grupos y solistas incluidos en esta recopilación.

No es, ni mucho menos, la primera vez que desde África surge una música que se sirve de la tecnología y la música de baile para reverdecer su tradición–pensemos en los recientes kuduro o kwaito, por ejemplo- al tiempo que permite volver a insistir en la idea de la música de baile como una música negra que se retroalimenta desde todas las orillas del atlántico, tomando elementos del techno estadounidense o el hardcore continuum británico para construir un afrofuturismo rabiosamente digital, esencial para echar abajo visiones esencialistas y musicalmente conservadoras de África como último refugio de lo analógico. Si por algo África ha dejado su huella en la música de los últimos diez años ha sido precisamente por mirar insistentemente al futuro frente a una prensa occidental a la que parece costarle digerir cualquier música africana que no represente un idealizado pasado pre-tecnológico, a pesar de que, como digo, desde innumerables puntos del continente se han hecho algunas de las mejores, y más salvajes, aportaciones al futurismo sónico de los últimos tiempos.

En Shangann Electro podemos encontrar música frenética para ponerse del revés en la pista de baile, surgida de los barrios marginales sudafricanos –los mismos que, por ejemplo, se pueden ver en esa joya de la ciencia ficción africana que es District 9, tan interesante para ilustrar este tipo de música como Hijos de los Hombres lo fue para el dubstep- y cuyos rasgos principales son un patrón rítmico que dispara los beats por minuto hasta el límite de la hilaridad, de manera similar a como ocurrió con el happy hardcore en el Reino Unido a principios de los noventa, con el que también comparte la capacidad de contrastar la brutalidad de los ritmos con melodías con apariencia de juguete, así como voces –masculinas y femeninas, y en diferentes lenguas- que se articulan entre sí y con la música mediante un incansable e hipnótico patrón de llamadas y respuestas. Sobre este patrón, y aunque en este caso creo que es más conveniente hablar de un esfuerzo colectivo –de aquello que Brian Eno llamaba scenius- que de identidades individuales, se pueden observar rasgos particulares, como por ejemplo el tono soleado de Zinja Hjungwani, que da un respiro entre la brutalidad de beats afilados como el hielo hasta el punto de que permiten acordarse de las tempranas y gélidas y afiladas producciones de Wiley o Dizzee Rascal.

Shangaan Electro es uno de esos discos que funcionan como una fascinante puerta de entrada a una subcultura cuyos rasgos sorprenden por su frescura e innovación y que cuesta explicar apropiadamente sin conocerla desde dentro. Pero, sobre todo, es un disco que, aún permitiendo establecer claras líneas con el pasado, parece llegado desde el futuro o un mundo paralelo. Pura ciencia ficción sonora. No, una vez más, queda demostrado que en música no está todo dicho.

Sudáfrica 2010

Posted in Uncategorized by Iván Conte on septiembre 12, 2010

Ya se veía venir desde hace unos años, pero el 2010 ha sido, por fin, el año en el que Sudáfrica ha logrado imprimir su música en la vanguardia más interesante. Veamos dos ejemplos: el disco de Die Antwoord -que igual ya todos habéis escuchado en su versión primitiva, en streaming en la web del grupo hasta hace unos días- sale en breve, y ya tiene la impactante portada que véis aquí abajo.

Y por otra parte, Honest Jons ha publicado Shangaan Electro, un recopilatorio absolutamente imprescindible

Así que hago acuse de recibo de los dos discos. Intentaré hablar de ellos con más calma, pero tengo que avisaros de que mañana me mudo por motivos laborales a Arenas de San Pedro (Ávila), y no está tan claro que vaya a tener acceso a Internet en casa, así que… no sé qué va a ocurrir con este blog en los próximos meses. Lo actualizaré seguro, pero todavía no sé con qué frecuencia.

Julian Lynch – Mare

Posted in Uncategorized by Iván Conte on septiembre 6, 2010

Los primeros segundos del disco, un dron de sintes, hacen en pensar en las discos publicados recientemente por Oneohtrix Point Never o Sun Araw, dos de los más ilustres nombres del agitado underground estadounidense del 2010, pero inmediatamente ese dron es interrumpido por un golpe de batería y la irrupción de una guitarra que dibuja repetitivamente una pequeña melodía circular de aires orientales. Un poco más adelante entra la voz de Julian Lynch, apenas un murmullo ininteligible y pronunciado con abandono, que la convierte en una textura más y que hacen de ‘Just Enough’ una excelente carta de presentación de un disco en el que folk, psicodelia pastoral-cósmica y música clásica se entretejen para dar lugar a canciones con un gran poder evocador y descriptivo, gracias a la cuidada atención prestada a las texturas a pesar del aire lo-fi que caracteriza a la producción.

‘Just Enough’ sirve, por tanto, para ejemplificar los caminos seguidos por Julian Lynch en Mare, su más reciente disco para Olde English Spelling Bee, uno de los sellos más interesantes del momento en el underground estadounidense y emparentado, como no, con el hypnagogic pop, aunque en el caso de Lynch la conexión sería más que nada coyuntural, porque lo suyo es una revitalización en toda regla de la capacidad del folk para absorber sonidos y texturas de diferente procedencia y cocinarlas –a fuego lento en el caso de Lynch, recordemos que la ralentización es también una de las claves en el hypnagogic pop- para dar lugar a una visión expansiva, serena y de mirada limpia que pone a Lynch en relación con ilustres folkies estadounidenses Joanna Newsom o Sufjan Stevens, aunque su tono es mucho menos ambicioso en cuanto a dimensiones: mientras que Newsom y Stevens están más por la labor de hacer un equivalente musical de la gran novela americana, Lynch opta por una duración más breve –el disco apenas supera la media hora- y encaminando su sonido hacia la abstracción, gracias sobre todo a la importancia de la improvisación en el proceso de creación de sus canciones. Aunque conviene señalar, eso sí, que la importancia de la improvisación no quiere decir que las canciones de Mare sean menos intrincadas que las de Stevens o Newsom. De hecho,  Julian Lynch también hunde sus raíces en EEUU mediante conexiones con el minimalismo estadounidense –otro rasgo en común con Sufjan Stevens- como queda evidente en ‘Stomper’, que es un entramado preciosistade pequeñas unidades repetitivas. Y, sí, también se puede ver el rastro de los Animal Collective más pastorales  por aquí, en especial del momento, alrededor de Sung Tongs en el que empezaron a dejar entrar melodías en su música.

Así que Lynch ha entragado un disco relajado y visionario que, aunque ha sido publicado antes del verano, es perfecto para acompañar los últimos días del verano y los primeros del otoño.

Single – ‘Posponías’

Posted in Uncategorized by Iván Conte on septiembre 3, 2010

Vuelven Single para demostrar de nuevo aquello de que los mejores grupos españoles son los que van por libre, aunque siempre se puedan encontrar lazos con cosas hechas anteriormente, como la letra de esta canción, que les vuelve a acercar a Vainica Doble. En el plano musical, me convence más como suena la banda que los arreglos de Genís (Hidrogenesse, Astrud), pero habrá que esperar a escucharlo en el contexto del disco para terminar de valorarlo en su justa medida, -y en cualquier caso esto lo digo tras un par de escuchas tempranas. Una curiosidad, si Single fuese un grupo de chavales de 18-20 años y ‘Mr Shoji’ su primer single y este su segundo, con tantas capas, efectos y superposición de estilos diferentes, diriamos que son un ejemplo de la glutted generation, expuesta a toda la historia de la música popular de golpe gracias a Internet. Es curioso como lo que les ha hecho tan heterodoxos -su curiosidad por músicas que escapan al indie pop en el que se les encajó en anteriores formaciones- al final les va a permitir seguir ganando seguidores entre los más jóvenes.

La increible verdad Redux en Facebook

Posted in Uncategorized by Iván Conte on septiembre 1, 2010

Más vale tarde que nunca: este blog ya tiene su hueco en facebook. Busquen Redux y no les costará encontrarlo -¡espero!

Siguiendo con las posibilidades de la web 2.0, he añadido la posibilidad de tweetear directamente cada una de las entradas, como podéis ver justo debajo de estas líneas.