Redux

Dirty Projectors – ‘Bitte Orca’

Posted in LPs, pop by Iván Conte on diciembre 3, 2009

Al final resulta que este disco me ha terminado gustando mucho, he estado volviendo a él regularmente  en las últimas semanas mientras que otros discos que en principio me impresionaron más se han ido quedando arrinconados en la estanteria o en una carpeta de ordenador. De hecho, el cambio de opinión que he tenido respecto a este disco ha sido el más destacado del año. Ahora lo veo como una nueva entrega de una saludable e intermitente corriente de personajes que partiendo desde el pop y el folk van en busca de un encuentro con la tradición de música clásica americana, entendida desde la característica mirada limpia, inocente, amplia y falta de prejuicios de tantos genios musicales estadounidenses. Dos claros ejemplos recientes de esta tradición son el Ys de Joanna Newsom y, sobre todo, el Illinois de Sufjan Stevens, no por casualidad los dos nombres mencionados por Alex Ross al final de El ruido eterno como ejemplos de los cruces contemporaneos entre música clásica y pop.

Y es que Bitte Orca es un disco profusamente arreglado, y ahí reside su encanto, en lo intrincado, pero en apariencia frágil –su punto de contacto con el indie-, de sus arreglos, sobre todo de la guitarra. De este modo, Bitte Orca está en contacto con el Barstow de Harry Partch y con el lado paisajista, impresionista y pastoral de Aaron Copland. Creo que esto es algo obvio, así que no pretendo estar diciendo nada tremendamente original –de hecho desde el principio conocía una entrada en el blog de Matthew Ingram en la que ya hablaba de Dave Longstreth cómo un compositor clásico, aunque ahora mismo no he conseguido encontrarla para enlazarla aquí… espero que no lo haya soñado!

En cuanto al componente r’n’b, prsente sobre todo en el ritmo y la voz en temas como el brillante ‘Stillness in the Move’ –recientemente versionado con más solvencia de la esperada por Solange Knowles-. Precisamente los segundos finales de esta canción o el mismo final del disco, en los que también aparecen unos arreglos de cuerda, unen a la perfección el cruce de pop, folk, clásica y r’n’b sobre el que se sustenta lo más interesante de este disco. Se trata de una actualización del interés por la música negra que desde casi siempre ha caracterizado a la música clásica estadounidense, solo que ahora el r’n’b es un terreno mucho más fértil que el jazz y por tanto seguramente más atractivo para mentes heterodoxas. Y aún es más, hay momentos, como hacia la mitad de ‘No Intention’, en los que la guitarra adopta un acento decididamente africano, pero de una manera que nunca resulta obvia ni subrayada, sino perfectamente integrada en un sonoro que va revelando detalles con las escuchas. En todos estos sentidos Bitte Orca lleva a Dirty Projectors mucho más allá de la estética indie en la que los ubiqué erróneamente en un principio. Eso sí, con esto no estoy diciendo, en absoluto, que Dave Longstreth sea comparable a Harry Partch o Aaron Copland, pues la suya es una sensibilidad decididamente centrada en el pop, como prueban cortes como ‘Remade Horizon’ que ocupan un terreno intermedio entre The Beatles, XTC y Vampire Weekend. Este disco se ha ido colando en mi subconsciente durante los últimos meses de una manera casi imperceptible, hasta el punto de que ahora mismo resulta ser uno de los máximos candidatos a ser mi disco favorito del año, y desde luego que si ese honor se lo acabo dando al disco más escuchado –por no poder decidirme entre los cuatro o cinco candidatos que tengo ahora mismo- es probable que se lo termine llevando Bitte Orca. Y de este modo, tenemos otra prueba de la importancia de no precipitarse a la hora de juzgar un disco así como de la necesidad de mirar todo el ajetreo de las novedades desde cierta distancia.

Anuncios
Tagged with:

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Luis said, on diciembre 4, 2009 at 1:38 am

    En tu recuento anual tambien está el disco de atlas sound? hasta ahora es el que más me gustó.

  2. Iván Conte said, on diciembre 4, 2009 at 12:34 pm

    Pues reconozco que no le había prestado demasiada atención -por ningún motivo en particular, hay discos que se te escapan entre los dedos de tantos interesantes que se publican- pero justo ahora acabo de leer a DamagedGoods destacándolo también en el blog los latidos de siempre y ahora mismo me he puesto con el disco. Ya te contaré.

  3. DamagedGoods said, on diciembre 5, 2009 at 1:52 pm

    A ver, mirándolo desde fuera tampoco es una obra maestra y a ratos baja bastante de nivel. Pero durante el último año me he hecho muy fan de Cox.

    Tampoco es que haya escuchado muchos discos actuales últimamente, no tengo demasiado con qué comparar.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: