Redux

El atractivo de la teoría es, precisamente, su poder para intoxicar

Posted in lecturas recomendadas by Iván Conte on septiembre 19, 2009

Far from being born of a cold-blooded drive to dissect and demystify, the attraction of critical theory (especially the French kind) was that it set your brain on fire.

it was the expression of a fan-boy enthusiasm for texts that seemed to writhe with the same unruly and reality-rearranging energies as the music.

But beyond that the combination of the ideas and the music had a potentiation effect, to use the pharmacological term for when two drugs synergize to create a fiercer buzz.

El título de esta entrada, y las citas que aparecen encima de este párrafo, están sacados de este artículo de Simon Reynolds en Frieze sobre las relaciones entre la teoría y la crítica musical, que es también una historia de las relaciones entre ambas en la crítica musical inglesa y en menor medida en la estadounidense… que a su vez implica listar a mis críticos musicales favoritos de Ian Penman a David Toop pasando por Rob Young, Mark Fisher, Frank Kogan -quien me daba una muy agradable sorpresa comentando una entrada reciente en este mismo blog–  o el propio Reynolds. Por supuesto, en el artículo también se hace mención a The Wire, que precisamente en su número de octubre (con los cada vez más imprescindibles Broadcast en la portada), cuenta con al menos tres críticas memorables de tres nombres capitales en esta historia; la de Ian Penman al disco de David Sylvian, la de Mark Fisher acerca de la caja de Kraftwerk y el de David Toop sobre el disco de Walt Dickerson.

Y muy divertido el comentario de pasada al lado hedonista de algunos de estos críticos, para contradecir que el interés por la teoría es característico de geeks sin sangre en las venas.

En todo el año no he leído nada que me haya reafirmado tanto en lo que algún día me gustaría llegar a conseguir con este blog, incluso ha sido el estímulo necesario para volver a él después de unas semanas descuidándolo por distintos motivos. Así que, ¡ea, el lunes vuelvo! (esta vez sí, espero que sí!)

Anuncios

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Ivan said, on septiembre 19, 2009 at 2:50 pm

    También me ha gustado mucho esto que dice Derek Walmsley en el editorial del número de octubre de la Wire:

    ‘Being rubbed up the wrong way is of value in itself – some of the most invigorating gigs are those that are on the verge of unpleasantness at the time, where you walk away trying to reconcile the contradictory ideas spinning through your head. In a similar manner, some of the most imaginative music writing is robustly critical. The last thing you want is to just have your existing tastes reinforced’.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: