Redux

ATOM TM – Liedgut

Posted in electrónica, LPs by Iván Conte on abril 14, 2009

atom-cover

Para lo adusto que es habitualmente el sello Raster Noton, una foto promocional como la que se puede ver debajo de este párrafo supone un auténtico soplo de aire fresco. Uwe Schmidt, el hombre tras el alias ATOM TM, desprende en esta fotografía un sentido del humor más contenido que el ofrecido con otro de sus alias, el  cargante Señor Coconut, pero quizás por oposición a la seriedad de laboratorio de las anteriores referencias del sello, resulta hilarante.  En ocasiones, en Raster Noton,  la carga conceptual se interpone e incluso antepone a la escucha del disco, con el loable objetivo de poner en jaque nuestras ideas preconcebidas sobre qué es música. No tengo ningún problema al respecto, de hecho, ¡qué demonios! en los últimos años Raster Noton ha editado algunos de los discos que más me han hecho replantearme los límites de la música, siempre desde una posición que solo se puede entender desde el actual momento histórico. La celebrada edición, el pasado año, de sendos discos a cargo de byetone y Ryoji Ikeda sirvió para encumbrar al sello aún más en su posición de investigadores sonoros por excelencia. Así las cosas, que en la foto promocional de este Liedgut Schmidt aparezca con pintas casi exageradas de dandi ya anuncia que el disco es una referencia muy especial para el sello austríaco por ofrecer el asidero del humor a un público al que en principio la idea de acercarse a un disco de Raster Noton le echaría para atrás.

atomtm-main

El sentido del humor de esta foto es evidente, pero también es reveladora del carácter del disco, ya que bajo su apariencia amable -en comparación con otras referencias del sello, claro-, se esconde una consciente investigación acerca del romanticismo como una de las características claves de la identidad alemana; la foto fue tomada en la casa de Schumann. No hace muchos meses que celebrábamos la aparición de la caja recopilatoria de los cuatro discos de GAS, en la que se llevaba a cabo, desde la música electrónica, una revisión de las líneas diáfanas y racionales que caracterizan al romanticismo alemán a través de samples de música clásica alemana del período histórico en cuestión. En el caso de Liedgut, sin embargo, la reivindicación de este romanticismo se hace con otro referente histórico como es Kraftwerk. Las similitudes entre ATOM TM y Kraftwerk son muchas para pasarlas por encima a la ligera; ambos proyectos tienen nombres que hacen referencia a la era energética atómica, tanto los miembros del cuarteto de Düsseldorf como Uwe Schmidt tienen un sentido del humor proyectado en sus personajes públicos a través de fotos promocionales y, lo que es más importantes, ambos reflexionan en su música acerca del progreso tecnológico y su influencia en la identidad alemana en particular, y humana en general. No resulta extraño en absoluto, por tanto, que el propio Florian Schneider colabore en este disco con su voz convenientemente vocoderizada.

Incluso se podría llevar la comparación más lejos y decir que, en muchos aspectos, Liedgut entronca directamente con el krautrock más cósmico de los setenta, aquel que fue modelado por el interés sonoro espoleado por la musique concrete francesa y la Elektronische Musik alemana, pero que no renunciaba a la belleza contemplativa pastoral de líneas melódicas claras, propulsadas mediante ingeniosos ritmos hasta el espacio exterior. Este aspecto es visible en cortes como ‘Berge und Taler’, pero sobre todo en el hecho de que todo el disco está ideado para ser escuchado de un tirón, como una sinfonía, con sus secciones indicadas por los cortes y los títulos de las canciones. Liedgut supone una recuperación de la música alemana de los setenta desde una perspectiva eminentemente contemporánea; el opulento pasado alemán tiene aquí una presencia un tanto fantasmagórica, sumergido en y rodeado por ruidos característicos del presente momento histórico, del mismo modo que The Caretaker sumerge en ruido las lánguidas melodías que caracterizan a la música estadounidense de entreguerras. En este sentido uno de los momentos más brillantes del álbum es cuando el ruido de la interferencia de un móvil, inmediatamente reconocible, se va transformando en un ritmo que propulsa hacia delante los cortes restantes del disco.

Desde el barrido de ruido blanco con el que empieza este álbum, y que se convierte en pocos segundos en un oleaje, hasta el tres por cuatro del vals de sus minutos finales, Liedgut es un disco de gran belleza que se reinventa continuamente, una ilustración de un presente hiper-tecnificado, visible a través de ruidos omnipresentes, desde el que echar un vistazo, sin nostalgia, a un pasado que continúa siendo fuente de inspiración.

Anuncios
Tagged with: , ,

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Héctor said, on abril 14, 2009 at 6:32 pm

    Un texto muy pero que muy bien escrito, Iván. ¡Felicidades!

  2. Ivan said, on abril 14, 2009 at 9:13 pm

    Héctor, muchas gracias, me hace especial ilusión que me lo digas tú 🙂

    Se me pasó comentar el packaging, un olvido imperdonable que subsanaré aquí y ahora con esta foto que lo dice todo:
    atom tm - liedgut


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: