Redux

Un par de cosas sobre lo nuevo de Animal Collective

Posted in electrónica, LPs by Iván Conte on enero 15, 2009

Sinceramente creo que en estos momentos no hace falta otra entrada comentando las bondades del nuevo disco de Animal Collective, así que no lo voy a hacer. Pero escribo esto porque me llama la atención que esta década haya empezado y parece que se va a cerrar con dos discos con un impacto inaudito entre el público indie*. En el 200o se publicó el Kid A de Radiohead, que tuvo una recepción un tanto histérica a pesar de que buena parte del disco a mí también me parece un órdago, y lo digo como alguien que no es fan de Radiohead. De hecho, la única canción que no me gustaba de ese disco era la que usaba, ejem, guitarras (“Optimistic”). En cualquier caso, lo que tienen en común Kid A y Merriweather Post Pavillion es que son discos que no usan el instrumento más característico del indie; las guitarras. Ambos se refugian en la electrónica -la IDM en el caso de Radiohead, el techno en el caso de Animal Collective- así como en otras músicas -el free jazz en el caso de Radiohead, el minimalismo en el caso de Animal Collective, y ambos grupos toman numerosas ideas del ambient para sus respectivos discos. La gran diferencia está en el tono, Merriweather Post Pavillion es el reverso optimista de Kid A, y seguro que en breve tendremos mil explicaciones al éxito de un disco cuyas letras hablan sobre refugiarse en la felicidad doméstica en medio de una crisis que amenaza con llevarse por delante la estructura económica sobre la que se basa la prosperidad y hegemonía occidental.

i88077e1tkgPor cierto, que el pasado martes entrevisté a Geologist de Animal Collective para la Go -la entrevista saldrá en el número de febrero, y ahí sí que hablaré largo y tendido sobre lo que me parece el disco- y por supuesto que algunas preguntas tuvieron que ver con la música electrónica. Un nombre que señaló no como influencia, sino como algo que habían escuchado mucho últimamente, es el de Pantha du Prince, y en particular su disco This Bliss, álbum que ya había recomendado Panda Bear en un artículo sobre sus favoritos del 2007 para la web de la Wire. Reconozco que el disco se me había escapado, como a mucha más gente, pero es sin duda una de las joyas ocultas de la música electrónica en los últimos años. No estoy seguro de cómo habrá podido influir en el nuevo disco de Animal Collective, porque formalmente son muy diferentes, sí que puede haber influido en el tipo de sonidos, pero tendría que escuchar ambos discos más veces para darme cuenta, supongo. En cualquier caso, el disco es soberbio, entre el ambient, el microhouse y el minimal, con canciones muy variadas pero siempre con un tono gelido pero emocionalmente cálido al mismo tiempo. Puntos de referencia podrían ser GAS, Luomo o Studio, pero su sonido es completamente personal. El ritmo propulsa todas las canciones hacia adelante como si de krautrock se tratase -él es alemán, por cierto. También es uno de esos discos que crecen con las escuchas, este argumento se ha usado tantas veces que casi parece un cliché, pero en este caso es cierto porque el disco contiene tantas cosas que es casi imposible recibir todo el impacto tras la primera escucha. Habrá que estar muy atentos a su nuevo disco, anunciado para finales de este año, tal y como he leído en esta noticia de la revista Fact.

* por indie no me refiero al indiepop de los ochenta que es el que realmente me gusta a mi y creo que a muchos lectores de este blog, me refiero al indie tal y como lo ha definido la Pitchfork a lo largo de esta década. Supongo que estaba claro, pero prefiero ahorrarme malentendidos!
Anuncios

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. anhh said, on enero 15, 2009 at 1:34 pm

    “Reconozco que el disco se me había escapado, como a mucha más gente, pero es sin duda una de las joyas ocultas de la música electrónica en los últimos años”.

    Admitiendo que es un disco que siempre ha generado división de opiniones ¿no es un poquito exagerado? Tal vez sea la cumbre del sonido Dial Records, ya se sabe, electrónica “emocional” y “bonita”, una versión más viva y orientada hacia la pista de baile de lo que pudo suponer en su momento el sello Morr Music, normalmente el tipo de música a la que le cae el contra argumento de “música electrónica para gente que no escucha música electrónica” por las reaccionas extasiadas y encendidas de sus seguidores, pero admitiendo sus virtudes su capital emocional no significa gran cosa para uno como oyente, y por la recepción del disco de Sten el año pasado, el momento de ese sonido ya parece haber pasado. Aunque claro, puede que sólo sea un cínico.

  2. Tortuwire said, on enero 16, 2009 at 12:20 am

    Pues… Hombre, los dos aparte de la electrónica, se definen como grandes hipazos de la critica… Discos que gustan a revistas como Rdl o Mojo, discos serios, que marcan una evolución, esas cosas que gustan a cierta critica consolidada. A mi el disco me parece que tiene un sonido increíble y punto.

    Apuntas el Kid A, yo apuntaría otro hipe que nos vendió la critica, el yoshimi. En fin. Tiempo al tiempo.

  3. DamagedGoods said, on enero 16, 2009 at 10:07 am

    Respecto a AC: a mí me irrita el burbujeo constante y la épica. Prefería a los Animal Collective más rugosos y de madera que a los resbaladizos y de mercurio.

    Y les canciones… ¿qué es eso de que es su disco más pop? ¿Cómo va a serlo si al acabar el disco apenas recuerdo el estribillo de “My girls” y poco más?

    No sé. Empezó horrorizándome, y poco a poco me han ido gustando algunas cosas, pero está muy lejos de ser el “disco definitivo” del que habla todo el mundo.

  4. Iván Conte said, on enero 19, 2009 at 5:03 pm

    La conexión entre Pantha du Prince y la estética Morr Music la veo muy acertada, anhh, pero yo no veo problemático el que se busque sonar “bonito” en la música electrónica, siempre y cuando la música no se quede en ese afán estético, y la música de Pantha du Prince, al menos de momento, no me parece que se quede en esa esfera. Sí que es cierto que es música electrónica desprovista de su función principal, que es la de sonar en clubes, pero no voy a engañar a nadie; no voy a clubes y sí que soy en cambio un gran consumidor de electrónica no dirigida a los consumidores habituales de música electrónica.

    En cuanto al disco de Animal, yo también pensé en el momento en el que los Flaming Lips se pasaron de grandilocuentes y épicos en “Yoshimi”, esperemos que no sea esto lo que les está pasando a Animal Collective. A mí me gusta mucho el disco, y esa sospecha es la única pega que le pongo de momento. Sí, tiempo al tiempo. A mí tampoco me parece su disco definitivo, creo que ninguno lo es, aunque yo me quedo con “Here Comes the Indian”, “Sung Tongs” y “Feels”, con el anterior tuve mis dudas, pero entiendo que sea su disco de mayor impacto.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: