Redux

Lecturas recomendadas 2009 #2: Simon Reynolds y el Hardcore Continuum

Posted in hardcore continuum, lecturas recomendadas by Iván Conte on enero 29, 2009

Seguimos con el tema tratado en la anterior entrada de “lecturas recomendadas”. Como muchos ya sabréis, el número de febrero de la Wire es el 300 y, para celebrarlo, van a subir a su web una auténtica carretada de artículos esenciales. Por ejemplo, de Simon Reynolds se van a subir sus artículos publicados en la revista sobre el Hardcore Continuum, últimamente muy discutido, así que viene de maravilla pararse a leerlos de nuevo, o para leerlos por primera vez.

Aquí está la introducción, y aquí la primera parte.

Al anunciar esta serie de posts en su blog, el crítico inglés anuncia una entrada extra para cuando se hayan publicado todos los artículos con conclusiones sobre el tema, ¿responderá entonces a la polémica carta de Joe Muggs? Yo también me reservo mi opinión hasta haberlos leído todos.

Anuncios

Morgan Geist “Ruthless City”

Posted in Uncategorized by Iván Conte on enero 27, 2009

No sé si será que muchos estamos nerviosillos por el anuncio del inminente nuevo disco de los Junior Boys, pero de repente me acordé de que todavía no había escuchado el disco de Morgan Geist del año pasado en el que canta Jeremy Greenspan. Lo primero que he escuchado ha sido precisamente este single que me tiene absolutamente enganchado desde hace un par de días; tanto por las letras -que no se sabe bien si están dirigidas a una chica o a una ciudad- como por la música -con muchas cosas en los ritmos y en los sintes que me recuerdan a Prince pero muy en la línea también de los discos de Junior Boys-. Y el vídeo, cosa rara, potencia el impacto de la canción. Las ciudades son implacables y a veces es un asco vivir en ellas, pero qué bien vienen para representar las “hostias” (del amor o de la vida o de otra cosa, como en este vídeo). El primer disco del 2008 que descubro en el 2009.

Vodpod videos no longer available.

more about “Morgan Geist “Ruthless City”“, posted with vodpod

El invierno robotizado de Kanye West

Posted in hip hop, pop by Iván Conte on enero 26, 2009

2987851564_d94bf948b62En las últimas semanas, al tiempo que el disco y los singles se han asentado con seguridad en el top diez estadounidense, cada vez son más los que se han pasado al bando de los que consideramos este un estupendo disco. Vaya, acabo de usar la palabra “bando” sin ser demasiado consciente de ello, pero sirve a la perfección para reflejar la polarización de opiniones provocada por este disco.  El hiperambicioso West ha dado un brutal volantazo a su carrera que ha pillado desprevenidos a muchos. A estas alturas, las expectativas acerca de lo que debe ofrecer un nuevo disco de Kanye West están (estaban)  firmemente asentadas, pero 808s and Heartbreak, lejos de sostenerse con comodidad en los logros de sus anteriores discos, nos ha obligado a reconsiderar su carrera al tiempo que desentrañamos las claves de su nuevo sonido. En realidad, no es un disco tan sorprendete, porque, sobre todo en Graduation, el factor pop ya era muy importante. La idea de rechazar el disco de Kanye West porque no entra dentro de las coordenadas en las cuales habíamos ubicado al estadounidense me parece una reacción apresurada. De hecho intuyo que muchos han escuchado el disco por primera vez con la crítica (negativa) hecha de antemano ¿disco de pop? ¿hecho en un par de semanas? ¿y por Kanye West? No puede ser bueno, tiene que ser un capricho de nuevo rico. Un rapero no puede hacer este tipo de disco sin renunciar a todo lo que le hacía bueno hasta entonces, sin venderse. A primera vista, las características de este disco encajan demasiado bien en la categoría de disco menor de un artista mayor. Simon Reynolds siempre dice que cuando una música es ampliamente acusada de mal gusto y comercial en su  momento, lo más seguro es que allí haya algo interesante -como ocurre, por ejemplo, con el reggaetón, por mencionar un ejemplo cercano, aunque el crítico inglés suele usar este argumento para ilustrar la hostil  recepción inicial en los medios británicos hacia el  jungle- y, de hecho, Simon Reynolds ha sido uno de los grandes defensores de este LP.
Este es un álbum sobre el cual parece que estás obligado a decir que no te gusta para mantener cierto crédito sobre tu criterio, esa es la idea que parece que se ha generalizado. Se ha convertido un poco en ese disco sobre el que estás obligado a dar una opinión negativa.

Pero ocurre que desde que cayó en mis manos no le he perdido la visa, y es uno de los discos que más he escuchado en las últimas semanas. 808s and Heartbreak es, para empezar, uno de los mejores discos de pop electrónico de la década, un disco que bebe de Daft Punk, Kraftwerk y Gary Numan tanto como de Coldplay. Un disco insólito en la historia del hip hop en el que hasta ahora no había lugar para el tipo de música presentada por West en este disco, por no mencionar el tipo de sentimientos explorados en él.  Incluso se trata de un disco insólito para el terreno mainstream, la producción de estas canciones en casi todos los casos resulta bastante extraña e inusual incluso para un mainstream acostumbrado a producciones como las de Timbaland o Danja.
En cuanto al Autotune, me llama la atención cómo, acostumbrados como estamos a que todos los instrumentos de un disco puedan estar filtrados y pasados por mil y un efectos, incluso en el rock, la voz humana siga siendo un territorio al cual se le ha vetado la misma posibilidad de ser modificada. La voz, además, es la conexión más directa con los sentimientos humanos, y su modificación mediante la tecnología suele despertar similares reacciones adversas a las suscitadas por los primeros grupos de pop electrónico, considerados como superficiales y comerciales desde un punto de vista rockista. Pero criticar el uso extensivo que hace Kanye West del discutido plug-in en este disco es como criticar a The Jesus and Mary Chain por abusar de la distorsión. Esta reacción tan negativa hace pensar también en cómo asociamos significados a un sonido; una gran parte de la desconfianza hacia el Autotune tiene que ver por su empleo en el tema “Believe” de Cher. De hecho, fue en ese tema en particular en donde el Autotune tuvo su debut, y ahí sí que funcionaba como una curiosa novedad tecnológica cuyo fin era llamar la atención sobre la propia canción. Sin embargo en 808s and Heartbreak la voz metalizada y robotizada de West funciona a la perfección con las letras del disco, y en este sentido Kanye West nos permite pasar de contemplar el autotune como una mera curiosidad para entenderlo como un instrumento más en manos de una mente creativa inquieta. Al fracturar la transición entre notas, el atotune funciona a la perfección como representación sonora del dolor de la ruptura, y de hecho esta conexión entre tecnología y ruptura ya está presente en el propio título del disco. Con mucha frecuencia se puede oír a la gente quejándose de que no se hace nada nuevo y realmente innovador, cuando el uso que se hace del Autotune en este disco, por ejemplo, lo es. Pero parece que la idea ya se está filtrando a otros terrenos, ¿habéis escuchado la canción “Woods” de Bon Iver?

Tal y como señala William Bowers en su columna para Pitchfork, este no es solamente un disco de ruptura, es también un disco en el que se busca recomponer los mil pedazos en los que se ha roto el corazón y, un poco  como consecuencia, un disco en el que el estadounidense busca reafirmar su ego, lo que le traería de vuelta a terrenos más habituales para el hip hop (la supervivencia, el “yo puedo con todo”, etc.). En este sentido, la verdadera factura que esta ruptura ha causado en West, al menos tal y como la plantea en este disco, es la de cuestionarse, aunque solo sea momentáneamente, su ego. Puede que en “Robocop” acuse a su ex de comportarse con tanta frialdad como el semirobot de la película de Paul Verhoeven, pero el hecho de que él lo diga a través del Autotune,  sobre un fondo musical digital y en un disco en el que reconoce en varias ocasiones su propia frialdad, arroja la duda de quién es el que se ha comportado aquí con la frialdad de un robot.  808s and Heartbreak, de este modo, un nuevo eslabón en la ya larga historia de discos que usan al robot como insólito espejo de la humanidad y de la deshumanización provocada por en un entorno sonoro futurista, una tradición que va de Kraftwer a Daft Punk pasando por Gary Numan.
En cuanto a la producción, estoy de acuerdo con Tom Ewing cuando la define como una mezcla de hielo y sirope. Los sintes tienen una  frialdad invernal, y los ritmos rara vez consiguen caldear el ambiente, sirva como ejemplo ese reggae ártico que es “Heartless”, o el gélido gangsta rap que es “Amazing”. Y aún así, rara es la canción que no esté cubierta con algún caramelo melódico. Ewing también señala a 808s and Heartbreak como sucesor del Blackout de Britney Spears, una comparación que me parece bastante acertada. En ambos discos se ha abusado de la tecnología para transformar la voz, los dos tratan sobre la necesidad de recuperarse y tirar para adelante a pesar de los respectivos batacazos de Spears y West. Tanto Blackout como 808s and Heartbreak fueron grabados por Spears y West con sus problemas en caliente, y suponen sendos hitos acerca de cómo los cortocircuitos vitales se pueden representar en la música mainstream abusando de la tecnología disponible. Lejos de ser un fracaso,  es un disco que abre nuevas e interesantes posibilidades a la música popular, además de ser uno de los discos más originales de la temporada.

Un par de singles entre el dubstep y el techno

Posted in dubstep, techno by Iván Conte on enero 22, 2009

Si descartamos el ciclón Animal Collective el comienzo del 2009 está siendo bastante aburrido, hay una serie de lanzamientos que me apetece mucho escuchar, algunos  discos inminentes tienen que ver con nuevas aventuras de miembros de  Broadcast, otros con el sello Ghost Box, e incluso alguno con ambos. De ellos hablaré al poco tiempo de que caigan en mis manos, porque además todavía no he hablado con algo de calma acerca del mencionado sello inglés,  pero de momento el 2009 no nos ha dado mucho donde rascar. De todos modos, estos días he estado escuchando bastante dos singles que se sitúan en la línea de fuga que va del dubstep al techno, terreno que ya dio algunas alegrías el otro año, con singles y discos capaces de atraer por igual a los seguidores de ambos.

A finales del pasado año se publicó el single “Black Hammer / Gunshot” de Millie and Andrea, primera referencia del sello Daphne a cargo de dos productores escondidos bajo sendos alias. Hace tan solo unos días se ha publicado la segunda referencia de este sello, a cargo de Millie en solitario, con una curiosa portada. Curiosa porque solo se diferencia de la de esta primera en que los ojos de la chica son rojos. No he escuchado el nuevo single, pero en “Black Hammer / Gunshot” hay cositas como ese sample vocal bien troceadito del comienzo que parece ideado para un ciberporno, algo  que apunta a unas ganas de reflejar un sentido del humor demasiado ausente en el dubstep y que a mí me gusta bastante. No estoy diciendo que me parezca mal el ensimismamiento del dubstep, pero estos atisbos de sentido del humor me han llamado la atención para bien.

Tanto “Black Hammer” como “Gunshot” están construidos a partir de una serie de elementos que se suceden y en ocasiones se apilan, con un nivel de detalle  microscópico, suficiente para mantener la atención a lo largo de un montón de escuchas, además de ocasionales arrebatos de disonancia. “Gunshot” es más austero y ensimismado, y la referencia a Basic Channel / Chain Reaction vuelve a la mente como en tantas otras ocasiones en las que dubstep y techno se dirigen la palabra, como por ejemplo en “Embrace / Hijack”, el otro single que estoy escuchando estos días, este sí del 2009, del  productor holandés de seudónimo 2562. “Embrace” en particular me gusta porque me recuerda a los albores del dubstep, cuando todavía era algo que estaba surgiendo del garage / 2step,  mientras que “Hijack” tira de techno, bajo aplastante y una serie de misteriosos pero muy atractivos ruidos envueltos en reverb.

Y en esas ando, nada realmente sorprendente, pero al menos permite estar entretenido hasta que empiece lo bueno.

Lecturas recomendadas 2009 #1

Posted in electrónica, hardcore continuum, lecturas recomendadas, wonky by Iván Conte on enero 19, 2009

En la sección de cartas de la Wire -supongo que del mes de febrero, número que todavía no me ha llegado- Joe Muggs ha abierto una interesante discusión que seguro que traerá cola durante bastante tiempo. El origen está en la eufórica crítica que Muggs dedicó al Lord for £39 de Neil Landstrumm en el número de diciembre, cuestionada al mes siguiente por Simon Reynolds en base a que, según él, Muggs tuvo que esforzarse para disimular que el disco en cuestión no es más que un pastiche post-rave.

En su carta -que se puede leer en este hilo del foro dissensus– Muggs apunta a una serie de cuestiones muy interesantes, de entre las cuales me quedo ahora mismo con la conexión entre la vitalidad del wonky y el hecho de que la mayoría de los productores asociados con esta etiqueta no procedan de Londres -lugar desde el que emana toda la música del ‘ardkore continuum, concepto que Muggs aprovecha para cuestionar. Es como sí el cruce de géneros que es el wonky -entre el grime, el dubstep, el hip hop, el funky…- pusiese en crisis una manera de entender la evolución (lineal) de la música electrónica en el Reino Unido en parte capitaneada por Reynolds.

Si echáis un vistazo a mis listas de lo mejor del año pasado, entenderéis que me haya llamado tanto la atención en esta carta; aparte de un buen puñado de singles de wonky entre mis favoritos del 2008, el propio disco de Neil Landstrumm ocupó el cuarto lugar en mi lista de álbumes (¡pero no recibió ni un solo voto entre los lectores!), Flying Lotus el sexto y Zomby el décimo, aunque este último sí que se podría definir como un (descarado) pastiche rave. Ya dije en su momento que aunque el wonky tardó en convencerme, ahora mismo cada vez me gusta más, y el hecho de que todavía sea complicado definirlo y provoque este tipo de debates lo hace todavía más excitante. Habrá que estar muy atentos a cómo contesta Simon Reynolds.

Un par de cosas sobre lo nuevo de Animal Collective

Posted in electrónica, LPs by Iván Conte on enero 15, 2009

Sinceramente creo que en estos momentos no hace falta otra entrada comentando las bondades del nuevo disco de Animal Collective, así que no lo voy a hacer. Pero escribo esto porque me llama la atención que esta década haya empezado y parece que se va a cerrar con dos discos con un impacto inaudito entre el público indie*. En el 200o se publicó el Kid A de Radiohead, que tuvo una recepción un tanto histérica a pesar de que buena parte del disco a mí también me parece un órdago, y lo digo como alguien que no es fan de Radiohead. De hecho, la única canción que no me gustaba de ese disco era la que usaba, ejem, guitarras (“Optimistic”). En cualquier caso, lo que tienen en común Kid A y Merriweather Post Pavillion es que son discos que no usan el instrumento más característico del indie; las guitarras. Ambos se refugian en la electrónica -la IDM en el caso de Radiohead, el techno en el caso de Animal Collective- así como en otras músicas -el free jazz en el caso de Radiohead, el minimalismo en el caso de Animal Collective, y ambos grupos toman numerosas ideas del ambient para sus respectivos discos. La gran diferencia está en el tono, Merriweather Post Pavillion es el reverso optimista de Kid A, y seguro que en breve tendremos mil explicaciones al éxito de un disco cuyas letras hablan sobre refugiarse en la felicidad doméstica en medio de una crisis que amenaza con llevarse por delante la estructura económica sobre la que se basa la prosperidad y hegemonía occidental.

i88077e1tkgPor cierto, que el pasado martes entrevisté a Geologist de Animal Collective para la Go -la entrevista saldrá en el número de febrero, y ahí sí que hablaré largo y tendido sobre lo que me parece el disco- y por supuesto que algunas preguntas tuvieron que ver con la música electrónica. Un nombre que señaló no como influencia, sino como algo que habían escuchado mucho últimamente, es el de Pantha du Prince, y en particular su disco This Bliss, álbum que ya había recomendado Panda Bear en un artículo sobre sus favoritos del 2007 para la web de la Wire. Reconozco que el disco se me había escapado, como a mucha más gente, pero es sin duda una de las joyas ocultas de la música electrónica en los últimos años. No estoy seguro de cómo habrá podido influir en el nuevo disco de Animal Collective, porque formalmente son muy diferentes, sí que puede haber influido en el tipo de sonidos, pero tendría que escuchar ambos discos más veces para darme cuenta, supongo. En cualquier caso, el disco es soberbio, entre el ambient, el microhouse y el minimal, con canciones muy variadas pero siempre con un tono gelido pero emocionalmente cálido al mismo tiempo. Puntos de referencia podrían ser GAS, Luomo o Studio, pero su sonido es completamente personal. El ritmo propulsa todas las canciones hacia adelante como si de krautrock se tratase -él es alemán, por cierto. También es uno de esos discos que crecen con las escuchas, este argumento se ha usado tantas veces que casi parece un cliché, pero en este caso es cierto porque el disco contiene tantas cosas que es casi imposible recibir todo el impacto tras la primera escucha. Habrá que estar muy atentos a su nuevo disco, anunciado para finales de este año, tal y como he leído en esta noticia de la revista Fact.

* por indie no me refiero al indiepop de los ochenta que es el que realmente me gusta a mi y creo que a muchos lectores de este blog, me refiero al indie tal y como lo ha definido la Pitchfork a lo largo de esta década. Supongo que estaba claro, pero prefiero ahorrarme malentendidos!

King Midas Sound, el nuevo proyecto de Kevin Martin

Posted in dubstep, singles by Iván Conte on enero 14, 2009

king-midas-soundHay un single de Hyperdub al que estoy realmente enganchado en los últimos días, se trata del nuevo proyecto de Kevin Martin (Techno Animal, The Bug) junto al artista de spoken word Roger Robinson. Martin y Robinson ya colaboraron juntos en “You and Me”, una de las canciones de London Zoo, y, a la vista de lo que se puede escuchar en el single “Cool Out”, el LP que van a sacar este año en Hyperdub es uno de los que más ganas tengo de escuchar.

El single entró en el último momento en mi lista de los mejores del 2008, y es una de esas cosas que, de haber tenido más tiempo para escucharlo, seguro que habría estado más arriba, desde luego en el top 10. De las canciones que irán en el disco solo se puede escuchar una en lo que suponemos que es la mezcla final -en el myspace se pueden escuchar demos de otras canciones-, la titular “Cool Out”, que parece que va a marcar el tono del disco. Sobre un colchón de ruido blanco, la voz de Robinson envuelta en reverb y el bajo marcan el paso, mucho más sosegado que el que caracteriza a The Bug, pero matizado por el dramatismo de lo que intuyo que es una guitarra y la efectividad de una percusión realmente crujiente.Me parece una prolongación coherente del sonido de The Bug, tirando al ensimismamiento de Kode9 y Spaceape.

Está muy bien, pero lo realmente bueno viene en los remixes de dos temas cuyos originales irán, presumiblemente, en el disco. El primero es la bomba, así de claro. Se trata de un remix a cargo de Dabrye del tema “One Ting” que suena tan bien que sinceramente dudo que el original sea mejor. Siendo el productor quien es, acerca el sonido de King Midas Sound al hip hop, pero ya sea por el ritmo, el fraseo y la textura de la voz de Robinson o el tono general de la canción, me recuerda muchísimo a los Massive Attack de Blue Lines.  Se está comentando también mucho que la canción samplea un tema de Kevin Saunderson, “Interval 1”, del que están sacadas la sección de cuerdas que tienen con un toque entre oriental y de banda sonora. Al final, no sé si es un acercamiento al hip hop o, directamente, al trip hop, eso sí, un trip hop post JDilla. Cierra el lote el remix de “Lost” a cargo de Flying Lotus, productor que cada vez me gusta más, hasta el punto de que su disco  Los Angeles del año pasado acabó siendo mi LP favorito de hip hop del 2008. Hay cada vez más gente diciendo que el wonky tiene más de hip hop que de dubstep, y Flying Lotus, cuya música a veces se mete en el lote del wonky, podría ser la conexión más evidente. Definitivamente, “Lost” en sus manos tiene un innegable sabor hip hop, pero a hip hop en pleno proceso de transformación.

Entrevista a Buraka Som Sistema en la Go

Posted in entrevistas, kuduro by Iván Conte on enero 8, 2009

Pues eso, que en el número de enero de la Go, además de las listas de lo mejor del año podéis encontrar una entrevista que les hice a Buraka Som Sistema, autores de uno de los mejores discos del año pasado en mi opinión y en la vuestra. La entrevista también se puede leer en la edición online de la revista.

buraka1

Resultados votaciones 2008

Posted in listas by Iván Conte on enero 7, 2009

Estos han sido los diez LPs más votados por vosotros en este blog:

1. VAMPIRE WEEKEND – VAMPIRE WEEKEND

2.THE BUG – LONDON ZOO

3. ROBERT FORSTER – THE EVANGELIST

4. / 5. (empatados)

ERYKAH BADU – NEW AMERIKAH PART ONE (4TH WORLD WAR)

GANG GANG DANCE – SAINT DYMPHNA

6. / 7. / 8. (empatados)

CALLE 13 – LOS DE ATRÁS VIENEN CONMIGO

ZOMBY – WHERE WERE U IN 92?

HIGH PLACES – HIGH PLACES

9. BURAKA SOM SISTEMA – BLACK DIAMOND

10. / 11. (empatados)

HERCULES & LOVE AFFAIR – HERCULES & LOVE AFFAIR

EVANGELISTA – EVANGELISTA

Vampire Weekend se han llevado el número uno con bastante comodidad y casi desde el principio, aunque los primeros días el número uno era The Bug, cuyo London Zoo al final se tuvo que conformar con  la segunda plaza justo por delante del disco de Robert Forster. Puede que The Evangelist haya quedado relegado a posiciones menores en las listas en las que ha aparecido, pero está claro que su impacto ha sido muy grande. También destacaría que este top 10 es realmente muy multicultural, con discos procedentes de EEUU, el Caribe, África, Reino Unido y Australia. Curiosamente, Europa continental se ha quedado sin representación en el top 10. Como curiosidad, los únicos discos de mi lista que no recibieron ni un solo voto fueron los de Neil Landstrumm, Toumani Diabate, The Advisory Circle y Bun B... ¡pero si están muy bien! 🙂 A continuación, la lista de los discos que no estaban en mi top 30 peor que vosotros sí habéis votado, sin ningún orden en particular, porque de hecho pocos se llevaron más de un voto:

DEERHUNTER – MICROCASTLE

JEREMY JAY – A PLACE WHERE WE COULD GO

GUTTER TWINS – SATURNALIA

STEPHEN MALKMUS – REAL EMOTIONAL TRASH

CONOR OBERST – CONOR OBERST

EXCEPTER – DEBT DEPT

LAURA MARLING – ALAS I CANNOT SWIM

PHILIP JECK – SAND

FUCK BUTTONS – STREET HORRRSING

JOE CREPÚSCULO – SUPERCREPUS

BONNIE PRINCE BILLY – LIE DOWN IN THE LIGHT

FLEET FOXES – FLEET FOXES

LOS CAMPESINOS – HOLD ON NOW, YOUNGSTER!

TIMES NEW VIKING – RIP IT OFF

DJ ELEPHANT POWER – ATLAS ANTHEM

LUCKY DRAGONS – DREAM ISLAND LAUGHING LANGUAGE

EVOL – PUNANI RUBBERIST

STA – DUBPHOLOGY EP

THE ALOPHONS – STRETCH THE SATCH

Mientras que para la votación de álbumes recibí un buen montón de votos, más de un centenar, para la votación de canciones apenas se animaron una docena de personas, me da que muchos pensabais que había que elegir entre las diez canciones que ponía yo o que ya estabais saturados de listas, lo cual es comprensible. En cualquier caso, la canción más votada ha sido el tremendo “Township Funk” de DJ Mujava, con un solo voto de diferencia sobre la segunda más votada, que ha sido “Cape Cod Kwassa Kwassa” de Vampire Weekend. En el tercer lugar está mi número uno, el “Do You Mind?” de Kyla. El resto de las canciones solo ha recibido un voto. El número uno para el tema de DJ Mujava me sorprendió en un principio, pero el pasado sábado la pinché por primera vez en un bar y lo cierto es que ninguna otra canción que yo haya pinchado nunca ha provocado una reacción tan extraordinaria, con gente acercándose constantemente para preguntarme qué era eso y todo. Muchísimas gracias a todos por participar, lo cierto es que en la sección de discos ha participado mucha más gente de la que yo creía que iba a participar.

Bueno, pues con esta entrada estreno el 2009.