Redux

Canales no oficiales

Posted in revistas by Iván Conte on noviembre 3, 2008

Ayer terminé de leer las catorce páginas del artículo publicado en el número de noviembre de la Wire que trata sobre canales no oficiales para obtener música. Como a la mitad, me di cuenta de que los artículos hablaban sobre absolutamente todas las músicas a las que más tiempo he dedicado en los últimos años; grime, jungle, metal, folk… pero sobre todo, esos artículos hablan sobre los canales a través de las cuales músicas como estas han llegado a un público al cual jamás habrían llegado mediante los canales de distribución tradicionales (y entre los cuales me tengo que incluir).

Es un tema que me parece fascinante, y al terminar de leerlo todo, tuve la sensación de que reflejaba como nada que haya leído hasta ahora, los profundos cambios en la manera en que nos acercamos a la música en estos momentos. Como digo, según iba leyendo los artículos parecía que estaban haciendo un repaso a los grandes momentos musicales de la década, como cuando descubrí los dvds con batallas de MCs de grime, o como cuando descubrí páginas en las que descargarte programas de jungle en emisoras pirata que alguien grabó en su momento (principios de los noventa).

También queda claro que el formato de álbum no es la forma adecuada de acercarse a las innovaciones más relevantes en la música contemporanea, porque si por ejemplo estás interesado en el UK funky house no te va a quedar otra que rastrear y descargarte mixtapes y programas de radios piratas. Así las cosas, el panorama que se ofrece de esta década en este artículo es bastante más excitante y realista que el que pueda ofrecer un repaso convencional a los mejores discos de la década, pues es en la multiplicación exponencial del público que tiene acceso a estos canales no oficiales, y en la constante e imparable circulación y debate acerca de mixtapes, dvds, LPs clásicos nunca reeditados en cd que son ripeados y compartidos en mp3, etc. donde podemos encontrar el zeitgeist del aficionado musical de esta década.

Resulta irónico comprobar como el mejor repaso de cómo la industria musical ha cambiado en los últimos años es precisamente el resultado de obviar la industria discográfica “oficial”, ahí está el filón que, estoy seguro, será discutido y analizado hasta la saciedad en los próximos años.

Anuncios
Tagged with:

11 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. SrLansky said, on noviembre 3, 2008 at 2:29 pm

    Este extenso repaso de Wire a los canales no oficiales, es de lo mejor que se ha publicado en la revista en mucho tiempo (por no hablar de la portada que me tiene embobado). Sí que me ha llamado mucho la atención el artículo de Mark Fisher sobre cómo según él lo no-oficial ensombrece la obra de un artista. No estoy nada de acuerdo con esto, ya que es a través de bootlegs, inéditos, descartes y demás donde llegamos al conocimiento preciso de un artista.

  2. mr sloane said, on noviembre 3, 2008 at 3:18 pm

    supongo q lo q quiere decir es q lo no-oficial dispersa el mensaje, lo aleja de la síntesis, y lo hace menos concreto y asimilable… pero claro, ¿de verdad queremos tener “artistas” con una “obra” clara? ¿necesitamos “artistas” o solo necesitamos música?… y para complicarlo todo un poco más, ¿hace el mismo ruido una mixtape q otro tipo de cosas más oficiales? ¿música al alcance de todos o música enterrada en mixtapes?

  3. Iván Conte said, on noviembre 3, 2008 at 3:28 pm

    La portada es, ciertamente, una maravilla.

    Pues yo tengo sentimientos encontrados con el artículo de Mark Fisher. Más bien creo que depende del caso; lo cierto es que soy alérgico a las reediciones deluxe que casi nunca parecen aportar nada a nuestra comprensión de un disco en concreto. Sin embargo, con otros grupos -y de hecho creo que Throbbing Gristle es un buen ejemplo- es absolutamente necesario hacerte con la mayor cantidad de material posible, porque aunque un tema represente un error o un callejón sin salida descartado por el propio grupo, ese afán de explorar distintas opciones puede ser una característica fundamental de un grupo o artista en concreto, más incluso que el resultado final reflejado en un disco. Ocurre un poco más o menos lo mismo con el hip hop ahora mismo, y la incontinencia de algunas figuras como Lil Wayne. De este se criticó mucho que su disco de este año tuviese demasiados temas, algunos poco interesantes, pero es precisamente esa falta de discriminación, contagiada de las mixtapes, la que hace que Lil Wayne sea tan interesante, tan valiente.

    Por cierto, que la BBC anunció este finde que Wayne había muerto a balazos. La noticia es un bulo. Parece como si hubiese ganas de que otro MC muera en circunstancias violentas, lo cual me parece repugnante.

    Saludos!

  4. Iván Conte said, on noviembre 3, 2008 at 3:30 pm

    Mr sloane, acabo de leer tu mensaje justo después de postear el mío, me parece muy interesante lo que dices, ahora me voy a dar una clase, pero lo comentaré bien entrada la tarde, porque me parece un hilo muy interesante del que tirar, conectado también con lo que acabo de escribir en el anterior mensaje.

  5. Ana Saturno said, on noviembre 3, 2008 at 5:41 pm

    Iván:

    Creo que es Wiley de quien dijeron que había muerto. Lo leí esta mañana en First Up!, un blog que sigo a diario, y lo acabo de comprobar aquí. No es una página de la BBC en realidad, sino un fake en toda regla.

    En cuanto al artículo, como sigo sin estar suscrita a The Wire, me temo que me conformaré con lo que comenten de él por aquí.

    Saludos

  6. Iván Conte said, on noviembre 3, 2008 at 6:18 pm

    Jajaja, pues ya son dos timos en un fin de semana:
    http://www.nme.com/news/nme/40792
    http://www.kineticnorth.com/BBCNews/?NewsGUID=fcf016e0-c92b-445a-aab0-735fdcecf0a3
    Se ve que los autores del timo son los mismos (los mismos cretinos, vaya)

  7. Ana Saturno said, on noviembre 3, 2008 at 6:48 pm

    ¡Pues sí que se deben de aburrir para entretenerse de una forma tan absurda! La gente nunca dejará de sorprenderme.

    Saludos

  8. anhh said, on noviembre 3, 2008 at 7:43 pm

    En la web de la revista están apareciendo una serie de “complementos” al dossier publicado. Algunos son poco más que el link, otros textos completos que no llegaron a ser publicados.

    1
    2
    3
    4
    5
    6
    7
    8
    9
    10

  9. Iván Conte said, on noviembre 3, 2008 at 11:35 pm

    Gracias anhh, todavía no he leído los textos que aparecen en esos links, pero les he echado un vistazo y parecen muy interesantes. Desde luego, el tema da para un buen montón de complementos.

    Otra cosa que no he mencionado en el texto es que las músicas que han sido objeto de una atención más minuciosa por parte de blogs de mp3 y demás son las mismas que han “resucitado” en esta década (caso del folk psicodélico) o han multiplicado su público (caso del metal) o simplemente se han perpetuado en múltiples reinvenciones (el jungle en drum’n’bass, UK Garage, grime, dubstep, funky house…). Son tres “escenas” cuya vitalidad durante esta década, creo que es indudable, se debe al menos en parte a un mayor acceso a estos canales no oficiales.

    En cuanto a lo que comenta mr sloane, sobre la visibilidad de determinados canales no oficiales como las mixtape, creo que esa falta de visibilidad se debe a que en realidad todavía consideramos el álbum como LA GRAN OBRA en la que, idealmente, se vuelca todo el potencial de un artista. Sin embargo, aunque esto funcione así en las músicas más próximas al rock -al menos en lo que se refiere a su propuesta y a su manera de acercarse al público- no ocurre lo mismo en otras músicas. Un muy buen ejemplo creo que es el de Goldie; su disco “Timeless” tiene cosas muy chulas, pero donde realmente se le puede ver haciendo historia es en sus singles y en los mixes de programas de radio que alguien en algún afortunado momento grabó y otro alguien subió a Internet, de modo que se han convertido en fácilmente accesibles. Lo mismo ocurre con el hip hop y el ejemplo de Lil Wayne; entre su anterior disco y el de este año publicó una serie de mixtapes con las que fue incrementando su impacto, hasta el punto de que “Da drought 3”, su mixtape en doble cd del año pasado, fue incluída en la lista de mejores discos del año pasado en la revista Wire. Supongo que el problema entonces es el de los medios que aunque se interesan por estas músicas consideran a las mixtapes como muestras inferiores, sin duda también por aquello de que, por ejemplo, en 2 cds de mixtape de Lil Wayne hay espacio para cosas muy buenas, buenas, regulares, y francamente malas. Pero esa es precisamente la cuestión, que es precisamente en ese espacio de libertad donde la personalidad de Lil Wayne se suelta y se hace grande. Quizás lo que hay que hacer es atacar el concepto de “álbum” como máxima expresión del valor de un artista, pues está probado que depende en gran medida del tipo de música. Otro ejemplo, esta vez dentro del techno, es el de la mixtape de Villalobos del año pasado, que es sencillamente uno de los mejores discos que se han publicado en los últimos años pero que muchos medios no incluyeron en sus listas simplemente porque no es un formato. Un formato, el del álbum, que hay que recordar que simplemente es una convención comercial!!!

    Así que ante la duda de si buscamos artistas con obra clara o dispersa, yo creo que depende mucho del artista y de la música que haga. Aunque creo que donde se puede encontrar la música realmente excitante en la actualidad es casi siempre fuera del terreno de los álbumes. Las mixtapes, como supongo que ya habréis adivinado si habéis leído hasta aquí -cosa que os agradezco :-)- me parecen un terreno mucho más vibrante y lleno de sorpresas.

  10. Elena said, on noviembre 5, 2008 at 11:25 am

    También es que hace relativamente pocos años no podiamos ni soñar que conseguiriamos acceder a mixtapes como las que cuentas, ni encontrar a golpe de click rarezas por las que hay gente que ha cometido robos y extorsiones en el pasado. Lo de que ésta música sea mas excitante, es en gran medida, creo, porque al poder autoproducirse, y no depender del dinero ni de los intereses comerciales de nadie, más libertad se tiene para experimentar sin presiones. Y además, los canales de distribución son imparables, y no sólo los iniciados son los que tienen acceso a esas cosas, pues casi que ni siquiera hay que saber “donde buscar” ni conocer dealers. Vaya, lo que se dice “el internet”. Otro cantar es que te pueda gustar el album como formato tangible (que a mi me gusta), y que de cuando en cuando inviertas en joyas probadas y confirmadas, pero esto no es un mano a mano, así que se puede estar a favor de ambas cosas. Pero claro, a ver quién le cuenta esto a Ramoncín y a Luis Cobos.

  11. Iván Conte said, on noviembre 5, 2008 at 11:31 am

    Yo estoy totalmente a favor de ambas cosas; de saquear internet y de dejarme parte del sueldo en discos físicos. Ramoncín y Luis Cobos seguro que se estarían tirando de los pelos ahora mismo si una revista española publicase un artículo como el de The Wire 🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: