Redux

Young Jeezy – The Recession

Posted in hip hop, Uncategorized by Iván Conte on octubre 30, 2008

El nuevo disco de Young Jeezy se presenta, si hacemos caso a su título, como el reflejo de la recesión económica que este año ha provocado una fisura en el, hasta hace unos pocos meses, hiper-acelerado y descontrolado sistema neoliberal. La estrategia empleada es curiosa, porque Jeezy ha escogido expresar el contenido político empleando algunos estereotipos del cine heroico-catastrófico. Así, las líneas de teclados tienen el ímpetu de los himnos nacionales, abunda la testosterona, sobre todo en el fraseo del propio Jeezy, los piano climáticos, algún elegíaco coro infantil y los frecuentes gritos y comentarios en segundo plano que contribuyen a una atmósfera tensa y apocalíptica que se mantiene a lo largo de todo el disco. Si el referente fílmico es el de los blockbusters de Hollywood, la referencia dentro del propio hip-hop es, claro está, la del gangsta-rap.

El disco comienza con “Introduction”, producido por DJ Toomp. Es este un productor que siempre resulta interesante, y que se caracteriza por una serie de sonidos distintivos, el más  llamativo de los cuales son unos sintes euforizantes. El suyo es un estilo fácilmente reconocible, pero maleable para adecuarse y subrayar la atmósfera gangsta rap de TI, el desamor según Kanye West o la efervescencia del Amor en Mariah Carey. Aquí pone su estilo al servicio de este gangsta-rap politizado. Le siguen una serie de temas que se mueven por los mismos terrenos sonoros ya descritos. Por eso es de agradecer que “Circulate” esté a la mitad del disco, para romper con la monotonía. Además, en los temas que aparecen entre “Introduction” y “Circulate” Jeezy se olvida del tema que él mismo se ha impuesto para su disco, y se dedica a rapear sobre los tópicos del gangsta-rap. Sin embargo, “Circulate” cuenta con un acertado sampler del tema “Let the Dollar Circulate” de Billy Paul, que le permite conectar con la tradición de música soul concienciada de los setenta. Las cuerdas y coros femeninos de la siguiente canción, “Word Play”, contribuyen a mantener el ambiente elegante de este optimista tramo medio del disco que funciona como una balsa de oxígeno.  Algunas de las partes cantadas por Billy Paul en “Circulate” se mantienen, permitiendo justificar la elección del tema; su letra puede aplicarse, casi al 100%, a la situación actual;

Sound like the countrys going broke
The industrys going up in smoke
Politicians talking crazy
Or they just bein to lazy
Is it all because of watergate?

Por cierto, que este sample fue usado también por J DIlla en el tema “Dollar”, de Steve Spacek. En esta canción también se puede escuchar una de las frases más comentadas del disco, ese “Looking at my watch like it’s a bad investment” que, junto con otras frases del disco, parece cuestionar las aspiraciones capitalistas de algunas estrellas del rap, entre las que él mismo se incluye. Eso sí, estamos lejos de una autocrítica rigurosa, pues un vistazo a todas las letras del disco nos da un resultado bastante contradictorio. No es ya solo que casi ninguna canción hable en realidad de la crisis, sino que mientras que en “What they Want” dice “hoes ain’t shit, the money ain’t nothing”, y que en “Crazy World” suelta “I think Bush try to punish us”, en “Vacation” se declara el “Gangsta of the year”, y en “What they Want” también dice “I can show you how to make a mill right now” (“mill” significa un millón de dólares). Esto queda enparte compensado por algún que otro vibrante momento narrativo en el que sabe construir la tensión dramática, por ejemplo, en “Don’t You Know” cuenta lo siguiente:

I’m praying while I’m driving, it’s making me religious
In the head lights behind me, it’s making me suspicious
And maybe I’m trippin’, and maybe I’m not
Maybe it’s nothing, just hope it ain’t the cops.

Mientras que en “Amazin'” resume en una sola frase su pertenencia a las tradiciones de rap sureño y gangsta-rap respectivamente: “Forever clubbin’, forever thuggin'”, que resumen mejor este disco que cualquiera de sus escasos momentos políticos.

Entre lo peor del disco está “My President”, con Nas, también incluído en el disco de este último. Víctor Lenore señala en su crítica al disco de Nas en el RDL que esa canción peca de obviedad, que parece una cuña publicitaria para Obama. Lo peor es que la canción ocupa el último lugar en el disco.

Su ambición, la de servir de banda sonora a la recesión económica, es grande y muy interesante, pero se materializa demasiado poco en el disco, y en esas pocas ocasiones no consigue sortear la obviedad y reflejar la atmósfera en la que nos estamos moviendo ahora mismo. Quizás de lo que habla el disco es de hacer autocrítica y de resistir en los malos momentos, y eso es lo que hace de este un disco especial. Aunque, para qué nos vamos a engañar, el disco será recordado porque en su primer single Kanye West estrenó su Autotune y sus nuevas obsesiones temáticas; la soledad en la cumbre, la muerte de su madre, y en general esa nueva imagen de rapero bajo de defensas que es inaudito en un terreno en el que la arrogancia siempre ha cotizado al alza. Quizás por eso funciona tan bien su participación en “Put On”, porque funciona como si se hubiese colado en la canción para que, por contraste con lo que cuenta Young Jeezy, esta canción resulte una de las más tridimensionales, emocionalmente hablando, del año. Tengo mucha curiosidad por escuchar entero el nuevo disco de Kanye West, y sobre todo por ver qué efecto tiene en el hip-hop.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: